agricultores
Una agricultura resiliente al clima es clave para recuperarnos de la crisis alimentaria actual. | Fuente: Andes Resilientes

Según la FAO, en el 2022 el Perú se ha convertido en el país de la región con el mayor nivel de inseguridad alimentaria, con 2.7 millones de personas con desnutrición y 1.8 millones de mujeres de entre 15 y 49 años con anemia. En este contexto, una agricultura resiliente al clima es clave para recuperarnos de la crisis alimentaria actual.

Pero, ¿qué están haciendo los países andinos para proteger a la agricultura familiar frente al cambio climático? Precisamente, el Perú será sede de la primera “Jornadas por los Andes Resilientes”, que es un espacio de diálogo, intercambio y reflexión entre actores gubernamentales de Bolivia, Ecuador y Perú.

Perú, país anfitrión de las Jornadas, viene trabajando diversas estrategias nacionales para reducir los riesgos climáticos sobre la población, los ecosistemas, bienes y servicios, para contribuir a los esfuerzos globales de mantener las concentraciones de emisiones de gases de efecto invernadero, y limitar el aumento de temperatura a 1,5°C.

“Suiza, en el marco de sus compromisos climáticos, promueve iniciativas como Andes Resilientes. Nuestra finalidad es contribuir a encontrar soluciones que promuevan la resiliencia, la adaptación inclusiva, con un enfoque innovador e integrador. Las Jornadas por los Andes Resilientes, nos permiten capitalizar el conocimiento y escalar propuestas, claves para la colaboración regional, así como, implementar políticas que respondan a las necesidades de las poblaciones altoandinas”, indicó el Embajador de Suiza en Perú, Paul Garnier, sobre las expectativas y el apoyo de la Cooperación Suiza en nuestro país.

Impacto ambiental avanza

En el Sexto informe de evaluación del IPCC: Cambio Climático 2022, los científicos afirman que las acciones de los humanos están acelerando y causando gran impacto en nuestro planeta. Esto demanda que los países trabajen por desarrollar estrategias que incluyan a las poblaciones más vulnerables, que permitan hacer frente a estos impactos, adaptarnos a las nuevas condiciones climáticas y trabajar acciones conjuntas para hacer frente a la crisis climática y alimentaria.

La crisis alimentaria, resultado de los fenómenos meteorológicos extremos, su impacto en las cosechas y los crecientes costos de la energía, se agravó con la invasión de Rusia a Ucrania. Advierte el informe. Además, es conocida la problemática peruana en la compra de fertilizantes. Todos estos aspectos demandan que se centre la atención y acciones en la agricultura familiar en un contexto de cambio climático.

Nuestro sistema alimentario está bajo presión de factores de estrés no vinculados al clima, por ejemplo, el crecimiento poblacional y la demanda de alimentos de origen animal; además del mismo cambio climático. Estas tensiones climáticas y no climáticas están afectando a la seguridad alimentaria: disponibilidad, acceso, utilización y estabilidad”, detalla el VI Informe del IPCC sobre este tema.

Frente a este escenario, las Jornadas por los Andes Resilientes es un espacio de encuentro para conectar acciones estratégicas, conocimientos, avances nacionales y análisis de experiencias interesantes de Bolivia, Ecuador y Perú sobre la resiliencia climática andina y la seguridad alimentaria.