Fed de EE.UU. decidió mantener su tasa clave entre 0.25% y 0.50%

Sin embargo, la Fed indicó que los riesgos para el panorama económico de Estados Unidos a corto plazo han disminuido, dejando la puerta abierta a la reanudación de su ciclo de endurecimiento monetario más adelante este año.
Janet Yellen FED
La presidenta de la Fed de EE.UU. junto a su comité decidieron mantener su tasa clave entre 0.25% y 0.50%. | Fuente: EFE

No las movió. Tal como los analistas lo esperaban, la Reserva Federal de Estados Unidos decidió hoy miércoles mantener sin cambios las tasas de interés del rango de 0.25% y 0.50%, informó la institución monetaria.

Podría darse antes de fin de año. Sin embargo, en un comunicado el comité de la Fed que fija la política monetaria de la primera economía del mundo, indicó que los riesgos para el panorama económico de Estados Unidos a corto plazo han disminuido, dejando la puerta abierta a la reanudación de su ciclo de endurecimiento monetario más adelante este año.

Según un sondeo de Reuters entre economistas, lo más probable es que el banco central espere hasta diciembre para subir las tasas.

Después de una década. Tras dos días de reunión, la Fed optó por mantener sin cambios el precio del dinero tras la subida de diciembre, que fue la primera en una década y supuso el fin de siete años de una política expansiva inédita por la crisis económica y financiera.

Esa expectativa quedó reducida a dos alzas este año después de que los funcionarios del banco central publicaron nuevas proyecciones en las que también rebajaron sus estimaciones del crecimiento de largo plazo para la economía estadounidense.

PBI estadounidense. El banco central de Estados Unidos aseguró que la economía del país se había expandido a un ritmo moderado y que los avances en el mercado laboral fueron fuertes en junio. Agregó que el gasto familiar también había estado "creciendo con fuerza" y resaltó un aumento de la utilización de la fuerza laboral.

Siguen los precios. Si bien los funcionarios de la Fed dijeron que continuaron monitorizando de cerca los datos de inflación y los acontecimientos económicos y financieros globales, indicaron menos preocupación por posibles impactos que puedan descarrilar el sendero económico de Estados Unidos.

"Los riesgos de corto plazo al panorama económico han disminuido", dijo en su comunicado.

No obstante, añadió que en general, las expectativas de inflación mostraban pocos cambios en meses recientes. Pese al sólido repunte del crecimiento del mercado laboral el mes pasado y a una economía cercana al pleno empleo, la mayoría de los responsables de la Fed habían instado a la cautela antes de subir las tasas, hasta que hubiera avances concretos en el movimiento de la inflación hacia la meta de 2 por ciento del organismo.

El impacto del brexit. Una desaceleración económica global, la volatilidad de los mercados financieros y la incertidumbre sobre el impacto de la votación británica de junio para dejar la Unión Europea forzaron reiteradamente a la Fed a aplazar otro incremento de tasas.

Sin embargo, la economía estadounidense ha sufrido escasos impactos iniciales de la votación del llamado "Brexit".

Un conjunto de datos económicos mejores de lo previsto en semanas recientes, en combinación con un alivio de las condiciones financieras, también ayudaron a calmar el nerviosismo.

Las reuniones restantes. Este año quedan tres encuentros de política de la Fed: en septiembre, noviembre y diciembre. Un alza de tasas en noviembre en general es visto como poco probable porque esa reunión ocurriría una semana antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos.