Henry Urpeque

El dicho de que las mujeres son de Venus y los hombres de Marte se aplica bien a la experiencia de compra de los peruanos.

Y es que si bien  para las mujeres el comprar es un acto "más personal, pero racional", para los hombres es "adquirir el artículo que quieren" y si es a buen precio, mejor.

Estas son algunas de las conclusiones que arroja el estudio “La incidencia de las misiones de compra en la selección del canal” realizado por la empresa CCR por encargo de Esan, en base a encuestas  realizadas, entre julio y agosto, a 400 personas, entre hombres y mujeres, de Lima, Huancayo, Arequipa y Chiclayo.

De acuerdo al estudio, estas diferencias se acentúan sobre todo en los consumidores que residen en la capital peruana, donde las mujeres buscan las promociones de cantidad (los 3x2 y 2x1) y  los hombres se dejan seducir por la "yapa".

Esta conducta explica que los hombres decidan el lugar de compra por una oferta que les llama la atención, mientras que para las mujeres, la decisión de dónde comprar tiene un razonamiento inverso.

"El hombre limeño está buscando constantemente en dónde hay mejores oportunidades para adquirir ciertos productos, en dónde hay una yapa, dónde hay descuentos. Es más impulsivo a la hora de comprar y lo hace rápidamente. La mujer, lo primero que piensa es: hoy qué tengo que comprar, cuánto dinero tengo, en dónde podría adquirir el producto con mejores promociones y recién escoge el lugar", indicó a RPP Noticias, José Luis Wakabayashi, director de la Maestría de Marketing de Esan.

Sin embargo, estas diferencias no se aprecian en los consumidores del interior del país, donde tanto hombres y mujeres, cuando compran, buscan optimizar su presupuesto.

El estudio también señala que, según el día de la semana, la distancia puede ser determinante cuando se debe optar entre la bodega, el mercado o el supermercado.

"De lunes a viernes las personas prefieren irse a lugares cercanos, en los cuales compran muy al paso y rápidamente, entonces prefieren ir a mercados y bodegas, pero los fines de semana, sábado y domingo, cuando tienen mucho más tiempo para la familia es un placer ir a un supermercado e invertir dos a tres horas como parte del paseo  familiar", dijo Wakabayashi.

Prefieren el mercado

Pese a ello, los mercados continúan siendo los lugares preferidos por los consumidores peruanos, sobre todo por las amas de casa del segmento B y C.

"El mercado para las amas de casa que salen a comprar es importante. Primero,  por la cercanía, porque en él encuentran un ambiente muy familiar. Sienten que ahí tienen la asesoría de su casero de qué cocinar y cómo cocinar. Tienen la ventaja de que les puedan fiar, de la yapita, de ver si ese zapallo está bueno  o  malo, porque te lo cortan", comentó  Dietrich Zapff, Gerente comercial de CCR.

Así, un 32% de los encuestados prefiere realizar sus compras en el mercado por la cercanía, un 27% por encuentran buenos precios y ahorran. En tanto que un 14% por la frescura de los alimentos que se ofrecen.

Zapff detalló que productos frescos como verduras, frutas y carnes son adquiridos principalmente en los mercados, mientras que los envasados, lácteos, entre otros, en los supermercados.

"Si bien los consumidores van con más frecuencia al mercado,  gastan más en los supermercados", por lo que si este canal moderno aprovecha la oportunidad de ofrecer una variedad de productos frescos y  productos a precios más accesibles, como el mercado, podría captar más consumidores",  anotó el especialista.

Estos son algunos de los alcances que se presentarán mañana en el 7mo Encuentro de Consumo Masivo:“CON-FLUENCIA: Del modern shopper al casero peruano”, organizado por la empresa de investigación de mercados CCR y la Universidad Esan.

 

Evelyn Aranda