El clave sector de minería e hidrocarburos de Perú desaceleró su ritmo de expansión en abril, aunque el rubro de la construcción que ha estado apoyando el crecimiento económico local mantuvo su dinamismo, mostraron el viernes cifras del Gobierno.

En su avance mensual de indicadores, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) detalló que la actividad de minería e hidrocarburos creció un 1,45 por ciento interanual en abril, por debajo del repunte del 6 por ciento a tasa anual del mes anterior.

En ese sector, la producción de metales de Perú -el segundo productor mundial de cobre y plata y el sexto de oro- repuntó un 2,24 por ciento interanual en abril, precisó el INEI.

La minería es clave para la economía peruana, debido a que las exportaciones de ese sector representan el 60 por ciento de los envíos totales del país.

Por otro lado, el consumo interno de cemento -un barómetro en el sector de la construcción- escaló un robusto 16,19 por ciento interanual en abril, ritmo similar al 15,57 por ciento a tasa anual de marzo, afirmó el INEI.

Ello en medio de una recuperación del dinamismo en la ejecución de obras privadas como la edificación de viviendas, centros comerciales e inversiones en los sectores eléctrico y minero, dijo el organismo.

La producción del subsector electricidad -que mide el dinamismo de la actividad industrial- se aceleró un 5,7 por ciento interanual en abril, levemente por debajo del 6,39 por ciento a tasa anual del mes anterior, agregó.

En tanto, la producción del sector agropecuario también desaceleró levemente su ritmo de expansión, al repuntar un 1,06 por ciento interanual en abril desde el 1,62 por ciento interanual de marzo.

El sector pesquero, por el contrario, se contrajo un fuerte 48,55 por ciento interanual en abril, frente al declive del 15,07 por ciento de marzo.

El INEI difundirá el dato sobre la evolución de la actividad económica de abril el 15 de junio.

La economía peruana creció un 6,9 por ciento el año pasado, por debajo de la expansión del 8,8 por ciento del 2010 pero que igualmente constituye una de las tasas más altas de Latinoamérica.

Para el 2012, el Gobierno prevé un crecimiento del 6 por ciento.

REUTERS