La concesión de Línea Amarilla cuenta con 25 kilómetros de longitud, que empieza en el Trébol de Javier Prado y termina en el intercambio de Habich (además de poseer un brazo que va en paralelo al río Rímac hasta casi el cruce con la Av. Faucett). | Fuente: ANDINA

El peaje que se cobra en las garitas de la Línea Amarilla podría bajar de S/5.70 a S/4.40, es decir una reducción de S/1.30, tras la anulación del contrato con la firma Lamsac manejada por la francesa Vinci Highways, anunciada esta tarde por el alcalde de Lima, Jorge Muñoz.

Falló la negociación

La concesionaria de la vía expresa de la Línea Amarilla y de la Vía de Evitamiento, subió desde el domingo 14 de octubre del año pasado el precio de los peajes en estas dos vías de S/5.30 a S/5.70. Desde el otorgamiento de la concesión se han producido cuatro alzas. Inicialmente el peaje para vehículos menores y vehículos mayores por eje costaba S/3.00. 

Según el alcalde de Lima Metropolitana, Jorge Muñoz, la concesionaria Lamsac propuso el último día de la renegociación de los peajes reducir en S/0.20 su tarifa, luego de varias negativas en diversas reuniones llevadas a cabo en los últimos meses. 

"Decidieron de pronto que sí se podría mejorar la tarifa del contrato pero propusieron bajarla en apenas 0.20 céntimos, lo que consideramos sinceramente una burla para los ciudadanos de Lima", señaló Muñoz en conferencia de prensa.

Muñoz ha señalado anteriormente que la tarifa justa por los peajes es de S/4.40, y no S/5.70 como se ha venido cobrando.

Oneroso contrato

"Este proceso legal nos tomará como máximo dos años, la ciudad recuperará el manejo total de la Línea Amarilla y de sus 11 peajes", apuntó el burgomaestre.

Además, el alcalde de Lima resaltó que el costo por anular el "oneroso" contrato será de aproximadamente S/1,520 millones y "esto significa que en un par de años las utilidades por manejar los peajes quedarán para beneficio de la ciudad de Lima en forma de más obras".

Cabe resaltar que la concesión del proyecto Línea Amarilla, que fue vendida por OAS a la francesa Vinci Highways en el 2016 en plena crisis por el caso Lava Jato, reportó una recaudación por peajes de más de S/362 millones solo durante el 2018.

¿Qué opinas?