Foto: Kiwahe / Reportero W
Las intensas lluvias que causaron inundaciones y deslizamientos de lodo en el sur de Perú podrían dejar pérdidas por 1.200 millones de soles (400 millones de dólares) en el turismo hacia la región de Cusco, la más afectada, según proyecciones de expertos difundidas hoy en Lima.

Las lluvias e inundaciones que han dejado 37.973 damnificados y 20 muertos en ocho regiones del país podrían comprometer el 0,64 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Perú en 2010, de acuerdo con un informe del Observatorio Turístico del Perú (OTP) citado por el diario El Comercio.

El Gobierno peruano ha estimado que el PIB tendrá un alza de cinco por ciento este año, después de que la crisis financiera internacional derrumbó el porcentaje a 0,54 por ciento, de enero a noviembre del 2009, según datos oficiales.

"Esto equivale a 60 días de paralización de actividades turísticas en Cusco, que es lo que demorará la reconstrucción del tren a (la ciudadela arqueológica) Machu Picchu", dijo José Marsano, investigador del OTP, al matutino.

El experto agregó que "esta pérdida llegaría a 1.200 millones de soles (unos 400 millones de dólares)".

Los ingresos del 2009 por turismo receptivo en Perú ascendieron a 2.000 millones de dólares.

Los deslizamientos de lodo cubrieron diversos tramos de la vía del tren a Machu Picchu y arrasaron casas y campos de cultivo a orillas del río Vilcanota-Urubamba en la región de Cusco.

En el último desastre natural que golpeó a Perú, el terremoto de Pisco del 2007, el PIB sufrió una pérdida estimada de 0,3 por ciento, según datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) citados por el diario.

El presidente regional de Cusco, Hugo Gonzales, ha estimado que las pérdidas en infraestructura en esa región superan los 1.000 millones de soles (300 millones de dólares).

Por tal motivo, el ministerio de Comercio Exterior y los gremios turísticos y hoteleros han acordado lanzar un programa de promociones y descuentos para derivar a los turistas a otros destinos peruanos con el fin de evitar la crisis en una industria que ofrece trabajo a 175.000 personas en Cusco.

El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Martín Pérez, declaró el lunes que "la situación del Cusco es temporal y la vamos a revertir", pues el Gobierno trabajará intensamente en alcanzar los 2,2 millones de turistas que espera para este año. EFE