El primer ministro británico, Gordon Brown, quiere poner en marcha un ambicioso programa de inversiones públicas en infraestructuras, similar al "New Deal" estadounidense de los años 30, para crear 100.000 empleos y reactivar la economía.

Así lo afirma en una entrevista que publica hoy el diario The Observer, en la que también reconoce que habrá que adoptar nuevas medidas para reactivar los niveles de concesión de créditos de los bancos, pero afirma que un nuevo plan de rescate de las entidades financieras, no es su prioridad.

Su prioridad para 2009 es la creación de empleo, en un momento en el que la crisis ha situado el nivel de desempleo en el Reino Unido en el 6 por ciento, y para ello desea invertir dinero público para reparar escuelas, crear nuevas líneas ferroviarias, impulsar el desarrollo tecnológico y luchar contra el cambio climático.

El ministro Británico cita las áreas en las que se invertirá ese dinero, escuelas, hospitales, medio ambiente, infraestructuras y transportes, y asegura que en la reparación de las escuelas públicas se crearán 30.000 empleos.

El primer ministro afronta en 2009 un año pre-electoral y ha conseguido que su gestión económica le devuelva a la batalla política frente al líder conservador, David Cameron, quien antes de que estallara la crisis le aventajaba en 20 puntos en los sondeos de intención de voto, en una diferencia que es ahora de 5 puntos.