El consorcio Gasoducto Sur Peruano, conformado por Odebrecht y Enagás, ganó la licitación del Gasoducto Sur Peruano, por lo cual estará encargada del diseño, financiamiento, construcción, operación, mantenimiento y transferencia del ducto al Estado, informó la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Proinversión)

El ganador obtuvo la buena pro tras presentar un costo de servicio de US$ 7,328 millones por los 34 años de concesión, cifra por debajo de los US$ 7,800 millones que exigían las bases.

Su competidor, el consorcio Gasoducto Peruano del Sur, conformado por la francesa GDF Suez, la estadounidense Sempra, la argentina Techint y la colombiana TGI, quedó descalificado por no ser aprobado el sobre técnico.

El proyecto demandará una inversión de más de US$ de 3,600 millones y consiste en la instalación de un ducto de 1.000 kilómetros que empezará en la planta Las Malvinas (Cusco) y culminará en la central termoeléctrica de Ilo (Moquegua).

El gasoducto tendrá un diámetro de 34 pulgadas que permitirá un traslado de 1.000 millones de pies cúbicos de gas por día (mmpcd).