Foto: P

La aplicación ilegal del proyecto de ley del Trabajador Portuario ha generado que la productividad del Terminal Norte del puerto del Callao baje de 80% a 40%. Así lo denunció Alberto Ego Aguirre, presidente del comité de puertos de la Cámara de Comercio de Lima.

Este proyecto de ley plantea la creación de un registro de trabajadores portuarios de estiba, lo cual afecta el derecho constitucional de libre contratación, limita la capacidad de elección, obligando a las empresas a contratar trabajadores inscritos en esta lista y no reparan en que en los puertos es necesario contar con personal especializado de acuerdo al tipo de mercadería a despachar”, indicó.

El proyecto de ley recientemente aprobado por el Congreso, pero todavía en manos del Ejecutivo, crea además un gravamen a las cargas de exportación que sean embarcadas por un puerto distinto al de la región donde se produjo dicha carga.  

Se pretende que este gravamen constituya una fuente de financiamiento para cubrir los beneficios laborales que pudieran corresponder al personal excedente. Estos impuestos recaudados, posteriormente irían a un Fondo de Compensación Económica por Ceses Voluntarios Portuarios. 

“Yo acá tomo la oportunidad de preguntarles a ustedes ¿cuantas cargas se producen en el mismo lugar o se exportan por el mismo puerto donde se producen? casi ninguna, ¿Debemos crear gravámenes o impuestos a la exportación peruana? Eso es ir contra la competitividad”, lamentó.

Pese a que el proyecto de ley aún no ha sido aprobado por el Ejecutivo, los estibadores han aprovechado el ingreso de APM Terminals al puerto del Callao para exigir que se aplique la parte de la norma que los favorece, aunque tal ley no exista.

Ego Aguirre advirtió que en este momento hay naves que están atracando con mucha demora debido a la espera en bahía de dos a más días, a consecuencia de la lentitud en la atención de las naves generada por la situación de dependencia de la voluntad y disposición de los trabajadores.

“No podemos ir en contra los tratados de libre comercio y luego poner al empresariado en una situación donde ya no es competitivo o es menos competitivo que los países que compiten con los productos peruanos. No podemos ponernos es una situación que produzca sobre costos”, indicó.

La Sociedad Nacional de Industrias (SNI), la Asociación de Exportadores (ADEX), la Cámara Nacional de Comercio, Producción y Servicios - PERUCÁMARAS, el Consejo Nacional de Usuarios de Distribución Física Internacional (CONUDFI), y la Asociación Peruana de Operadores Portuarios (ASPPOR) también respaldaron el rechazo a la norma.