Informalidad laboral
Advierten que se la reducción de la informalidad laboral se ha frenado en el país. | Fuente: ANDINA

Luego de seis años consecutivos de reducción, la informalidad laboral se incrementó de 72.8% en el 2014 a 73.2% en el 2015, advirtió la Sociedad Nacional de Industrias (SNI).

El gremio industrial señaló además que son más de 11 millones 600 mil trabajadores los que actualmente no tienen acceso a derechos laborales fundamentales ni a seguridad social (gratificaciones, vacaciones, protección contra el desempleo, seguro de salud, sistema de pensiones).

Este ligero aumento quiebra la tendencia decreciente y consecutiva de la tasa de informalidad laboral que inició el 2008, advirtió el gremio industrial.

“El fenómeno de la informalidad es multidimensional y complejo, afecta a todas las actividades económicas en el Perú, a algunas con mayor incidencia que otras. En transportes y comunicaciones, asciende al 80.5% de trabajadores; en construcción, al 77.1%; en comercio, al 73.6%; en la industria, al 63.3%”, detalló.

Informalidad laboral
El gremio resaltó la necesidad de implementar un salario mínimo diferenciado, en función del tamaño de empresa; estandarizar los costos no salariales a niveles internacionales. | Fuente: ANDINA

Causas

La SNI explicó que las causas de la informalidad son diversas; entre ellas, inadecuados esquemas tributarios, rigidez laboral, sobrerregulaciones, falta de institucionalidad, ineficiencia del Estado y altos costos de formalización.

“Si aspiramos a ser una país miembro de la OCDE requerimos tomar acciones inmediatas para afrontar este flagelo, no hay que olvidar que tenemos la productividad más baja y el mayor costo regulatorio de todos los países OCDE”, manifestó.

Sueldo mínimo diferenciado

En ese sentido, el gremio resaltó la necesidad de implementar un salario mínimo diferenciado, en función del tamaño de empresa; estandarizar los costos no salariales a niveles internacionales; otorgar vía ley un tratamiento de empresa nueva, de forma transitoria hasta el 2020, a toda empresa que se formaliza para que los presuntos pasivos de cualquier naturaleza no sean una barrera para la formalidad; brindar facilidades tributarias y capacitación para las empresas que se formalizan; entre otras medidas urgentes.

“Reducir la informalidad debe ser una política de Estado y, para ello, se requiere reducir los costos de formalización en el campo laboral, tributario, regulatorio, municipal. Tenemos que afrontar decisivamente a la informalidad si es que deseamos alcanzar el nivel de oportunidades y de bienestar de un país desarrollado”, emplazó la SNI.

En términos de impacto económico, la informalidad laboral y empresarial es una limitante para el crecimiento de los agentes económicos y de los países, ya que si bien un trabajador o empresa informal no paga tributos directos e incumplen regulaciones diversas, están fuera de la cadena de valor de la economía sin acceso a diversos derechos básicos, al financiamiento formal, al mercado externo, al mercado de compras estatales y al de las grandes empresas, entre otros.