La facturación electrónica beneficia a las empresas con ahorros administrativos, reducción de fraude, cuidado de medio ambiente y acceso al financiamiento de capital de trabajo.
La facturación electrónica beneficia a las empresas con ahorros administrativos, reducción de fraude, cuidado de medio ambiente y acceso al financiamiento de capital de trabajo. | Fuente: ANDINA

La Sunat negó que la masificación de la facturación electrónica perjudique económicamente a las empresas en el país.

Ayer, Rolando Liendo, presidente de la Asociación de Empresas de Conectividad Electrónica afirmó en RPP Noticias que este proceso dañaría tanto a mypes como a las grandes empresas porque Sunat tercerizaría la verificación de estos comprobantes electrónicos, y que los costos del servicio serían muy altos.

No es más caro

Al respecto, en entrevista en Ampliación de Noticias, Enrique Vera, Intendente Nacional de Gestión de Procesos de la Sunat, indicó que la mayoría de empresas que han empezado a emitir facturas electrónicas de manera voluntaria no gastan en los servicios de un proveedor especializado, porque utilizan el que brinda la administración tributaria.

"Sunat tiene cerca de 7 millones de contribuyentes, de los cuales un millón 200 mil son empresas. Actualmente 120 mil emiten facturas electrónicas y de este monto el 80 por ciento entraron de manera voluntaria, ellos están usando nuestro portal web y el costo por este servicio es cero, es decir gratis", detalló el funcionario.

Agregó que el 20 por ciento restante de contribuyentes que sí están obligados a emitir comprobantes electrónicos pagan por el servicio, pero enfatizó que éste les cuesta cuatro veces más barato que si optasen por emitir facturas físicas.

"Pero el costo es siempre menor al costo actual al que incurren las empresas que se manejan por papel. Aproximadamente cuatro veces más de lo que costaría la facturación electrónica que la administración tributaria impulsa", enfatizó.

Siempre hubo tercerización

A su turno, Carlos Drago, responsable de la transformación digital de la Sunat, explicó que la emisión de estos comprobantes siempre estuvo en parte tercerizado. Y que los contribuyentes (empresas) no solo ahorran en el servicio de emisión, sino en su almacenamiento, impresión, entre otros.

"El servicio siempre ha estado tercerizado, primero porque la Sunat no tiene imprentas, entonces ahora en lugar de ir a una imprenta va a ir a un operador (de servicios electrónicos) que se encargará de verificar y enviar la información a Sunat", dijo y recalcó que la administración tributaria tiene el servicio gratuito donde está el 80 por ciento de contribuyentes.

Desde inicios del año pasado, el Gobierno autorizó a la Sunat a establecer que sean terceros los que efectúen la comprobación material en el sistema de emisión electrónica, previa inscripción en el Registro de Operadores de Servicios Electrónicos (OSE). Estas empresas se encargan de autorizar y comprobar los comprobantes a emitir.

Drago agregó que el costo del papel sin contar el almacenamiento, dependiendo de la cantidad que se mande a imprimir cuesta entre 25 y 35 céntimos, mientras que el costo de estos operadores bordea entre 4 y 10 céntimos y el almacenamiento lo hace Sunat, "ya no corre por parte del contribuyente".

"Una farmacia que atiende al público normalmente vende con boletas, en promedio solo el 10 por ciento son facturas. Las boletas a la Sunat se hacen llegar en un resumen diario, es decir estos operadores las envían una sola vez al día, con lo cual les cobrarían 10 céntimos por un envío y por cada factura 10 céntimos", comentó resaltando que esos montos son menores a lo que conlleva la entrega de boletas y facturas en papel.