Los ministros de Comercio Exterior de la Unión Europea (UE) tienen previsto respaldar mañana la firma y la entrada en vigor provisional del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia y Perú, aunque para que se haga efectiva será necesario que el Parlamento Europeo avale el acuerdo en los próximos meses.

El acuerdo político que los ministros europeos esperan alcanzar durante un Consejo de Ministros en Bruselas forma parte del largo camino que el llamado "acuerdo comercial multipartito" con Colombia y Perú debe recorrer antes de que pueda ponerse en marcha.

La negociación del pacto culminó en Madrid en mayo de 2010 y el texto fue rubricado en marzo del año pasado, pero los trabajos de traducción a las 23 lenguas oficiales de la UE y de comprobación jurídica han demorado su tramitación.

Si los ministros europeos dan mañana su visto bueno al acuerdo, éste pasará oficialmente a manos del Parlamento Europeo, donde impera una mayoría del conservador Partido Popular Europeo, que está a favor del texto junto a gran parte del grupo socialista y de los liberales, por lo que se augura un resultado positivo cuando se vote en sesión plenaria el próximo septiembre, como está previsto.

Los grupos parlamentarios de Izquierda Unitaria o Los Verdes, principalmente, se han opuesto al documento al considerar que sus beneficios repercutirán en las grandes multinacionales y no en la población local, y que los recursos naturales y el medio ambiente se verán perjudicados.

Además, la situación de los derechos humanos en Colombia, en especial, ha suscitado las quejas de esos grupos políticos, así como de organizaciones y sindicatos, que no consideran suficiente la cláusula sobre libertades fundamentales que incluye el acuerdo, y que implica su suspensión unilateral si se vulneran esos derechos.

Si finalmente la Eurocámara aprueba el texto y los Parlamentos de Colombia y Perú hacen lo mismo, podrá entrar en vigor de manera provisional hasta que los Parlamentos nacionales de los 27 países de la UE se pronuncien.

EFE