El índice Dow Jones de Industriales cerró con un alza del 0,17% una sesión muy variable, durante la que se conocieron algunos resultados empresariales poco favorables y un notable alza en las ventas de vivienda nueva en EE.UU. en junio.

Ese indicador bursátil, que incluye a algunas de las mayores empresas estadounidenses, añadió 15,27 puntos al nivel de cierre del viernes y quedó en las 9.108,51 unidades.

El selectivo S&P 500 ganó un 0,3% (2,92 puntos), hasta los 982,18 enteros, y el mercado Nasdaq avanzó el 0,1% (1,93 puntos) y finalizó en 1.967,89 unidades.

Los principales indicadores bursátiles permanecieron en territorio negativo durante gran parte de la sesión aunque dentro de márgenes cortos respecto del viernes.

Sin embargo, se animaron algo las compras de valores poco antes del cierre, lo que permitió que el Dow finalizara en positivo por tercera sesión consecutiva y que haya logrado ganancias en diez de las últimas once sesiones.

Los inversores constataron en esta primera jornada de la semana que las ventas de casas nuevas en EE.UU. aumentaron en junio un 11% respecto del mes anterior, lo que constituye el tercero incremento mensual consecutivo y un nuevo signo de recuperación del mercado de la vivienda en Estados Unidos.

Los datos positivos de vivienda compensaron en parte la inquietud que generaron algunas resultados empresariales, incluidos los de la telefónica Verizon, y las perspectivas de negocio de otras compañías.

Las acciones de esa empresa se depreciaron un 1,59%, después de anotar un descenso del 21,2% en su beneficio entre abril y junio, aunque aumentó un 11,3% sus ingresos.

En una conferencia con analistas, el director financiero John Killian explicó que la empresa prevé eliminar más de 8.000 empleos antes de finalizar 2009, una cifra similar al recorte que ha hecho ya en un periodo de un año, con el fin de controlar los costes en su división de servicios por línea fija.

Microsoft, que bajó el 1,45%, fue otra compañía del Dow Jones que registró un notable descenso en el valor de sus acciones, después de presentar la pasada semana resultados trimestrales desfavorables.

La caída más aguda la sufrió American Express, con un descenso en del 3,83%, en una jornada en general favorable para el sector financiero y en la que sus rivales Bank of America y JPMorgan Chase subieron un 4,64% y un 0,55% respectivamente.

También registraron sólidos avances otras empresas del sector industrial y de materias primas, incluidas Alcoa (2,54%), Caterpillar (2,05%), Dupont (1,07%%) y General Electric (2,41%).

Las acciones de la compañía Honeywell, que difundió resultados este lunes, recuperaron terreno y cerraron con un alza del 0,74%, a pesar de anotar un descenso del 37,75% en su beneficio en el trimestre pasado y señalar su consejero delegado, Dave Cote, que no prevén una recuperación de la economía en lo que queda de año.

Las petroleras Exxon Mobil y Chevron, las mayores de EE.UU. y que difundirán resultados esta semana, registraron alzas del 0,64% y del 0,61% respectivamente, en un día en que el crudo de Texas se encareció 33 centavos y cerró a 68,38 dólares el barril en el mercado neoyorquino de materias primas.

La deuda pública estadounidense a diez años bajaba de precio y ofrecía una rentabilidad del 3,72%.

Los inversores conocerán el martes más datos relativos a la confianza de los consumidores estadounidenses en julio, que pueden influir en la dirección que tome el mercado.

-EFE