La osteoporosis, enfermedad a causa de una reducción de la masa ósea, por lo que la fragilidad de huesos aumenta el riesgo de fracturas, avanza al nivel de ser calificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) segundo problema sanitario asistencial del mundo, afectando al 20% de la población, cifra que "va en aumento". Causa central es la falta de calcio por bajo consumo de lácteos, convirtiendo a miles de peruanos intolerantes a la lactosa en víctimas potenciales. Esta situación es reversible con opciones lácteas para no privarse de los nutrientes de la leche.

La intolerancia se supera con alternativas para consumir leche y derivados –igual de nutritivos- como el yogurt. Este desbalance bacteriológico por desordenes de la vida moderna es solucionable con productos especiales para personas intolerantes, como yogurt sin lactosa. "Podemos tener los beneficios de los lácteos sin los síntomas de la intolerancia a la lactosa. Existen en el mercado leche sin lactosa y ahora yogurt sin lactosa, hecha en base a leche semidescremada con enzima lactasa y bacterias formadoras de yogurt. El proceso de convertir el producto sin lactosa se hace mientras las bacterias transforman la leche en yogurt", señala el doctor Arnaldo Hurtado, vocero nutricional de Laive.

Riesgo femenino es mayor

Las mujeres son quienes mayor incidencia de osteoporosis presentan, sobretodo tras la menopausia, que implica una pérdida de masa ósea principalmente trabecular, es decir, en la parte interior del hueso. "Trae problemas como disminución de altura, dolor de caderas, columna y aumento de curvatura espinal. Afecta 30% más a mujeres que a hombres. Según estadísticas, entre el 6 y 18% de mujeres que bordean los 25 y 34 años tienen densidad ósea anormalmente baja", señala el doctor Hurtado.

 Según el especialista, los lácteos (leche, quesos y yogurt) no solo son fuentes naturales de calcio, sino que son alimentos formadores porque contienen otros minerales y proteínas nutrientes esenciales que el cuerpo necesita de alto valor biológico. "El yogurt además tiene cepas vivas que confieren beneficios, sobre todo a nivel gastrointestinal, mejorando la digestión. Los yogures con cepas probióticas  mejoran la flora intestinal a nivel local, ayuda a tener mejor tránsito intestinal, obteniendo mayor sensación de bienestar y mejorando la calidad de vida", agrega el doctor Hurtado.

La osteoporosis se previene cuando niños y adolescentes reciben cantidades de calcio lácteo adecuadas (1.200 a 1.300 mg. diarios).  La masa ósea está prácticamente completa antes de los 20 años, terminando su estructura antes de los 30. La forma de prevenir osteoporosis es consumir alimentos ricos en calcio (leche, yogurt, queso), antes de los 20 años. Ahora, quienes pensaban que estaban privados del sabor y beneficios del yogurt por ser intolerantes, cuentan con esta nueva herramienta.

Laive S.A. se fundó en 1910, en Huancayo, Junín, resultado de la unión de cinco haciendas. En 1980 inauguran la planta de Arequipa para recoger leche de dicha cuenca. A lo largo de estas décadas, se ha consolidado como empresa peruana líder e innovadora, orientada al consumidor, que brinda productos de calidad garantizada en alimentación y nutrición.