facebook/amy winehouse

Alexander Winehouse, hermano de Amy, aseguró que ella no murió por su conocida adicción a las drogas sino por bulimia, enfermedad que padeció desde la adolescencia.

"Lo que realmente la mató fue la bulimia. Si no hubiera padecido ese trastorno alimenticio en su adolescencia, habría sido físicamente más fuerte", indicó en declaraciones a The Observer.

Alexander agregó: "Amy comenzó con bulimia a los 17 años, al igual que un grupo de amigas que superaron la enfermedad. Pero mi hermana nunca paró. Y la enfermedad la persiguió durante el resto de su vida, la dejó débil y más susceptible".

Las declaraciones las brindó durante la inauguración de “Amy Winehouse: un retrato de familia”, una exposición que se desarrolla en el Museo Judío del barrio londinense de Camden.

Amy Winehouse falleció en julio del 2011 a los 27 años.