Depardieu planta a la justicia francesa tras conducir ebrio en París

En el último mes y medio,estuvo inmerso en la polémica desde se conoció que trasladaba su residencia fiscal a la localidad belga de Néchin, junto a la frontera francesa.
Foto referencial/EFE

El actor Gérard Depardieu evitó a la justicia francesa al no acudir a la audiencia en la que debía responder por haber provocado un pequeño accidente al conducir en estado ebrio en París el pasado mes de noviembre.

El abogado de Depardieu, Eric de Caumont, explicó a la prensa que al actor le fue imposible presentarse al Palacio de Justicia de París por estar preparando una película de "presupuesto importante" en los Balcanes.

De Caumont insistió en que su cliente no ha intentado "escapar de la justicia" y que sí que acudirá cuando sea juzgado, dentro de unos meses, en un procedimiento penal.

Al no haber estado presente en la audiencia que tenía con un fiscal para negociar su declaración de culpabilidad, la consecuencia es que tendrá que sentarse en el banquillo por el delito de conducción en estado de ebriedad.

El 29 de noviembre pasado, la policía detuvo a Depardieu por provocar un pequeño accidente con su moto y constató que tenía 1,8 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando el máximo permitido es 0,5 gramos.

En su juicio, el actor se enfrenta una pena máxima de dos años de prisión, la suspensión del permiso de conducir hasta tres años y 4.500 euros de multa.

Depardieu había solicitado un segundo aplazamiento de la vista, petición que fue rechazada para "no dar un trato de favor" al actor, según le comentó la Fiscalía a su letrado.

EFE