La firma de moda alemana Hugo Boss pidió disculpas a los que fueron sus trabajadores en una de sus fábricas en Alemania, donde se confeccionaban uniformes durante la Segunda Guerra Mundial, por los maltratos que recibieron en aquella época.

Según narra el libro “Hugo Boss, 1924-1945. A Clothing Factory During the Weimar Republic and Third Reich”, de Roman Koester, más de 140 trabajadores fueron maltratados, la mayoría de ellas mujeres.

Koesterm en su obra explicó cómo la fábrica de ropa de Hugo Ferdinand Boss, en el pueblo sureño de Metzingen, explotó a sus trabajadores durante la guerra.

Boss, quien se unió al Partido Nacional Socialista en 1931, recibió órdenes para confeccionar los uniformes de los miembros del partido. De esta forma, logró salvar a su fábrica de la bancarrota.

"Queremos expresar nuestra más profunda disculpa a aquellos que sufrieron daños o penurias en la fábrica dirigida por Hugo Ferdinand Boss bajo el régimen nacionalsocialista", señalaron en una misiva.

La marca Hugo Boss, que en el pasado fue bautizada como "el sastre de Hitler", afirmó que financió la investigación de Koester para añadir "claridad y objetividad a la discusión".