Revista W

La cantante estadounidense Jennifer Lopez confesó que antes de ser famosa y poseer miles de dólares en sus cuentas, no tenía un lugar dónde vivir.

“Yo no quería ir a la universidad, quería probar la danza a tiempo completo. Así que ella y yo nos dimos un break (descanso). Empecé a dormir en el sofá del estudio de baile. Estaba en la calle, pero le dije: ‘Esto es lo que tengo que hacer’”, contó a la revista W.

Lopez tenía 18 años en ese momento, y estudiaba danza en el Ballet Hispánico y al Kips Bay Boys & Girls Club.

“Unos meses más tarde, conseguí un empleo de baile en Europa. Cuando regresé, hice In Living Color. Me convertí en una Fly Girl y me mudé a Los Ángeles. Todo sucedió en un año”, agregó.

JLo también dijo “odiaba Los Ángeles” pues no encontraba lo que tanto le gustaba del Bronx pues “toda la fuerza que necesitaba para la vida, la recibí de ese barrio” por eso ahora le inculca a sus gemelos de cinco años, Max y Emme, los mismos valores en los que ella creció.

Creo mucho en enseñar a mis hijos a trabajar duro. He aprendido algo sobre los niños: que no hacen lo que uno dice, sino que hacen lo que uno hace”, dijo.