Foto: Captura X17 Online
La cantante Jennifer Lopez no deja de llamar la atención con su preciado atributo corporal ubicado en la parte trasera de su humanidad.

Se dejó ver esta vez en una playa de Malibú, disfrutando al lado de su familia, es decir, su esposo Marc Anthony y sus hijos Max y Emme.

Indudablemente, los paparazzi no se dejaron esperar. De inmediato, se pusieron a capturar el momento y, claro, realizaron tomas de su tan afamado derriere.

Así es como la protagonista de "Plan B" fue captada llenando de besos a su marido y a sus pequeños retoños.

Lopez fue incluida recientemente en el "Libro de los grandes traseros", que fue lanzado hace poco en los Estados Unidos.