Vogue

La historia de amor entre Kim y Kanye comienza cuando ambos frecuentaban el mismo círculo de amistades y de eventos, a veces las hermanas Kardashian y el rapero se topaban en las “after parties” en Los Ángeles, y es así como comenzaron una buena amistad en 2007.

Antes que se pudiera pensar que la pareja tenía algún tipo de relación más allá de la amistad, Kim anunció su compromiso con su novio de aquel entonces Kris Humphries, era el 2011 y la boda se transmitió en su totalidad en el reality “Keeping up with the Kardashians” del canal E! Entertainment. La boda es una de las más mediáticas que han existido en el mundo de los espectáculos.

Luego llegó la noticia que la pareja se iba a separar a tan solo 72 días de la boda y fue Kim quien pidió el divorcio, así este proceso duraría cero meses y fue a principio de junio del 2013 que la socialité y el jugador de la NBA rompían definitivamente sus lazos matrimoniales. Para esto Kim y Kanye ya eran pareja y el mundo lo sabía, de hecho Kim estaba a punto de dar a luz a la hija de ambos.

Desde principios del 2012 los rumores que Kim y Kanye eran pareja se hacían cada vez más fuertes y aunque la pareja trató de mantener su noviazgo en privado en marzo del mismo año Kim viajó hasta París para ver el debut de Kanye en las pasarelas. De hecho West le regaló a la socialité unos zapatos de su colección para Guiseppe Zanotti, los que tienen un valor de seis mil dólares.

Y así pasaron los meses, el 2012 fue el año de Kardashian y West, ella continuaba con el proceso de divorcio de Humphries, su relación era estable, se les veía siempre juntos y felices, él llevaba una buena relación con la familia de Kim y para sorpresa de muchos en diciembre la pareja anunció que esperaban un bebé.

“Detengan la música y hagan ruido para la mamá de mi bebé”, fue el mensaje que Kanye publicó en su cuenta de Twitter, para ese entonces la pareja llevaba ocho meses de relación y fue el 15 de junio del 2013 que Kim y Kanye se convirtieron en padres por primera vez, la pequeña North West se adelantó cinco semanas, pero gozó de excelente salud.

En octubre del 2013 Kim Kardashian cumplía 33 años y su enamorado novio y padre de su hija planeó a manera de “complot” la propuesta de matrimonio junto a las hermanas de Khloé y Kourtney Kardashian. El gran estadio AT&T Park de San Francisco fue el escenario en el que Kanye se arrodilló para pedirle a Kim que se casara con él, los testigos de ese gran momento fueron los familiares y amigos de ambos, y se transmitió por el canal E! Entertainment en el programa “Keeping up with the Kardashians”.

Hoy por fin se ha llegado el momento de tan anhelado enlace, Florencia, Italia será testigo del amor eterno que se jurarán Kim y Kanye en la Fortaleza del Belvedere. La pareja decidió casarse en Florencia porque es el lugar donde procrearon a la pequeña North West y a la socialité se la ha visto por París en tiendas de diseñadores alistando los últimos detalles para su soñada boda.

El enlace podría reportar a la pareja hasta 21 millones de dólares gracias a los patrocionadores que aceptaron asociarse.