El delantero nacional Paolo Guerrero expresó su deseo de que "se haga justicia nuevamente" en el juicio por difamación que mantiene con la conductora de televisión Magaly Medina, quien meses atrás estuvo en prisión por el mismo proceso.

 

"Está más claro que el agua que nunca cometí una falta (..). En realidad tengo todo a favor y espero que se haga justicia nuevamente", dijo a un canal local.

En la actual instancia, la defensa legal del jugador del Hamburgo alemán solicitó que se incremente a tres años de prisión efectiva la condena a Medina, así como el monto de la reparación civil: de cien mil soles a un millón de dólares.

 

"Que los magistrados vean nuevamente mi caso y bueno, que hagan lo que tengan que hacer", agregó el seleccionado nacional.

 

Guerrero fue satanizado cuando la justicia determinó que la polémica periodista sea encarcelada en el penal de Mujeres de Chorrillos, en octubre del 2008.

Sin embargo, el futbolista enfatizó que no fue él quien la metió presa.

 

"Simplemente se hizo justicia. En realidad no fui yo quien la metió presa. Sólo defendí mis derechos y gracias a Dios se hizo justicia y tuvieron que condenar a esta señora que se había metido con mi persona", sostuvo.

En su programa "Magaly TeVe", la periodista denunció que Guerrero se había escapado de la concentración de la selección, días antes del partido eliminatorio en Lima ante Brasil (noviembre 2007), para encontrarse con una joven.

 

"En Lima me decían que era un "juerguero" después de ser elogiado por todo el Perú. Fueron momentos difíciles para mí y mi familia, pero al final salió a relucir la verdad y se condenó a esta señora", culminó.