A pocas horas del regreso de Magaly Medina a las pantallas de canal 9, el delantero del Hamburgo Paolo Guerrero asegura que no cambiará su estilo de vida cada vez que visite el Perú.

 

Y es que, tras el escándalo mediático surgido por la detención de la polémica periodista en el penal de Santa Mónica, él asegura que ha aprendido a dejar las cosas en manos de sus abogados.

 

Enfrentarse a Magaly Medina no fue nada fácil. Meses atrás los amores y odios se batían en duelo. En una entrevista concedida al DT, Guerrero cuenta que una de los momentos más impactantes fue ver a gente con pancartas exigiéndole que se vaya y no regrese al país.

 

"Sí me sentí un poco triste cuando ocurrió el problema que todos conocen porque una mujer me atacaba y había gente que la apoyaba, que apoyaba la difamación. Pero también sé que la gente idónea, la gente culta, mantiene una buena impresión de mi", comentó desde Hamburgo.

 

"Bueno, yo hice lo que tenía que hacer en el momento. Ojo, yo no la metí presa. Solo hice lo que correspondía. Recordarás que le pedí disculpas y lo que hizo con el documento en su programa", agregó.

 

Por estos días Guerrero continúa sus entrenamientos con el Hamburgo, mientras la popular "urraca" prepara su mejor artillería para su regreso a la tele.