Plácido Domingo
El tenor Plácido Domingo vuelve a negar cualquier acoso sexual. | Fuente: AFP

El cantante de ópera español Plácido Domingo, que se contagió de coronavirus y ya está recuperado, volvió a asegurar que nunca abusó de nadie a pesar de haber sido acusado de acoso sexual en Estados Unidos en 2019.

"He cambiado, ya no tengo miedo. Cuando supe que tenía el coronavirus me prometí a mí mismo que si salía vivo lucharía para limpiar mi nombre", dijo al periódico italiano La Repubblica. "Nunca abusé de nadie, lo repetiré mientras viva", afirmó.

Plácido Domingo, de 79 años, dio positivo por nuevo coronavirus, en marzo pasado, y luego fue hospitalizado. "Recuperar mi voz ha sido un milagro (...) Hace dos o tres meses no estaba seguro de poder cantar de nuevo", aseguró.

"¡ES LA VIDA!"

Dice no haber salido, en meses, de su refugio en Acapulco y que nunca ha pasado tanto tiempo en casa con su mujer, hijo y nietos. "Ahora es el momento de volver a la normalidad", según el español, aunque cree que "nuestras vidas cambiaron y, como usted sabe, todavía es más difícil para mí a causa de las acusaciones en mi contra".

Estas acusaciones "desestabilizaron a mi familia y a mí mismo" y "me hicieron más daño que el virus. Ya solo me queda tomar nota de que no podré cantar en ciertas partes del mundo, como Estados Unidos o España, mi país. Y no precisamente a causa de una elección del público, que me envía constantemente mensajes de solidaridad (...) Pero ¿qué puedo hacer? ¡Es la vida!".

Ver esta publicación en Instagram

“Turandot” @placido_domingo and Eva Marton @metopera 1987

Una publicación compartida por Plácido Domingo (@placido_domingo) el

LAS ACUSACIONES Y EL RETORNO A LOS ESCENARIOS

En 2019, Plácido Domingo fue acusado por la prensa estadounidense de acosar sexualmente a unas veinte mujeres en Estados Unidos. Estas acusaciones le obligaron a abandonar su puesto de director de la Ópera de Los Ángeles y a anular todas sus representaciones en el país, lo que en la práctica puso fin a su carrera en Norteamérica.

De entrada rechazó esas acusaciones, y luego pidió "perdón" por los "sufrimientos provocados" tras una investigación del AGMA, el principal sindicato de cantantes líricos de EE. UU., que llegó a la conclusión de que tuvo un "comportamiento inapropiado".

Luego dio marcha atrás con sus disculpas e hizo una donación de US$ 500.000 a las obras de caridad del AGMA, que puso fin a las acusaciones del sindicato contra él.

Él hizo su primera aparición pública desde el caso en Salzburgo (Austria) y, en la quincena de agosto, dará una serie de recitales en Italia.

"Si miro atrás, no veo ninguna situación en la que mi comportamiento haya podido dejar heridas abiertas (...) Jamas presioné o hizo chantaje. Todos los que me conocen saben que la palabra 'abuso' no forma parte de mi vocabulario", dijo Plácido Domingo, denunciando un "juicio mediático imparable" contra él.

Ahora su objetivo es vivir "con serenidad", todavía más en el contexto de la pandemia de coronavirus. "Sé que llegará un momento en que tendré que renunciar al canto porque la ópera exige esfuerzos, dedicación, estudio. Pero la música no la voy a abandonar", afirma. (AFP)