La actriz Katie Holmes, de 33 años, fue la que solicitó el divorcio a su aún esposo Tom Cruise por diferencias irreconciliables y por la custodia legal de la pequeña Suri. Así lo confirmó el portal de celebridades TMZ.

Además de eso, Holmes ha pedido la custodia residencial de la menor de 6 años. El sitio en Internet ha revelado también que Katie está exigiendo una cantidad de dinero adecuada para la pensión alimenticia de su hija.

Lo más sorprendente de todo, a juzgar por TMZ, es que ella presentó los papeles de manera anónima y sin haberlo conversado con su marido. ¿En qué terminará esta historia?