Alejandro Fernández, cantando covers, sus clásicos temas románticos y música mexicana, se ganó al público de la Quinta Vergara en la edición 56 del Festival de Viña del Mar.

El “Potrillo”, como es conocido, salió vestido de traje, pero rápidamente se puso su tradicional ropa de charro para deleitar a las fanáticas.

El artista mexicano estuvo en el escenario más importante de Latinoamérica por más de dos horas, de donde se retiró feliz con sus Gaviotas de plata y oro.