De community manager ‘no oficial’ a presidente del club: la historia detrás del renacer del San Simón

San Simón fue un equipo que ganó la Copa Perú, pero que duró solo un año en Primera División y acabó desapareciendo. Sin embargo, ha 'resucitado' y apunta a volver a Primera División, todo gracias al empuje de una divertida cuenta de Twitter y del hombre detrás de ella.

El nuevo San Simón durante un partido amistoso de preparación de cara a la Copa Perú 2019. | Fuente: San Simón

San Simón, un humilde club fundado en Moquegua, ganó la Copa Perú en el 2013 y se ganó un cupo en Primera División, pero solo duró un año en esta categoría. El llamado 'fútbol macho' es un torneo que puede llevarte del amauterismo al profesionalismo y luego al olvido en cuestión de meses. Este parecía ser el destino de 'La Marea Roja', pero el esfuerzo de un personaje lo evitó: el administrador de una cuenta de Twitter no oficial.

Durante el 2014, su único año en la máxima categoría del fútbol peruano, el equipo tuvo cuatro directores técnicos, ganó solo seis partidos de treinta, hizo apenas 26 goles y sumó 23 puntos. Solo otro club, el también moqueguano Cobresol, hizo menos puntos en la máxima categoría del fútbol peruano en los últimos 10 años.

Tras este paso desastroso por Primera División y problemas económicos que lo llevaron a abandonar la Segunda, el club desapareció hasta que fue 'revivido' por este community manager 'alternativo', quien hoy es su presidente.

Tuits de @San_Simon_1983 entre 2014 y 2018. Pese a los cambios al interior del club, el humor se mantiene

A mal tiempo, buena cara

Durante el fallido paso de San Simón por el Torneo Descentralizado, la cuenta de Twitter @san_simon_1983, con el logo y el nombre del club, se hizo popular en esta red social gracias a sus publicaciones, en las que alentaba con humor y envidiable optimismo a los jugadores y al cuerpo técnico. Las ocurrencias del community manager (o el 'CM' como él mismo comenzó a llamarse) se convirtieron poco después en notas en medios deportivos locales.

 “¡Nos despertamos! El plantel tomará un vaso con agua y saldrá a correr por la av. Brasil al ritmo del Ras Tas Tas. No firmaremos autógrafos”, escribió la cuenta antes de un partido en el Monumental que acabó en derrota. “Ya es día del partido. Prepárate, Universitario, que San Simón jugará en el Monumental como si fuera la final de la Champions League”.

“¡Llegó el momento! ¡Se vino a la cancha Sergio Ibarra! Todos a la expectativa de su actuación. Hasta hay algunos platillos voladores”, comentaron para animar la previa a un partido ante Juan Aurich, que también perdieron. A los mensajes de aliento se sumaban iniciativas como pedir apoyo a sus seguidores para que el club aparezca en el videojuego FIFA 15 o la presentación sus ‘figuritas’ del álbum de la Champions League, entre otras.

No todo era broma. La cuenta también enviaba mensajes como los dirigidos al Real Garcilaso por publiaciones racistas en su página web. También revelaba detalles de la interna del club, como ausencias en los entrenamientos o las actividades que hacían los jugadores en las concentraciones. El sentido del humor en sus tuits, eso sí, nunca se perdía, y todo hacía indicar que era una cuenta oficial.

Ante el interés que despertaron los tuits y las notas al respecto que comenzaron a publicars en medios locales, el club hizo una aclaración: la cuenta de Twitter no era oficial. “Pone cosas divertidas pero a la larga eso nos puede perjudicar. Nosotros estamos incómodos porque a raíz de esa cuenta salen varias noticias”, dijo el jefe de prensa del club al diario Depor en mayo del 2014. El misterio creció: ¿Quién era el community manager más popular del fútbol peruano? Su nombre es Kenny RomeroRPP Noticias conversó con él.

El Twitter 'no oficial'

“No hubo ninguna intención de ‘tomar por asalto’ San Simón”, dice Kenny Romero a RPP Noticias. Dedicado al márketing digital y al periodismo, trabajaba durante esa época en Lima para la web deportiva De Chalaca, conocida -entre otras cosas- por su amplia cobertura a la Copa Perú. Según su relato, el medio creó cuentas no oficiales de los clubes que llegaron a las instancias finales de este torneo en el 2013 para informar sobre ellos y darles identidad en redes sociales. A él le tocó la del San Simón.

“San Simón llegó lejos y terminó ganando la Copa Perú. De manera esporádica, ya estando en Primera División, decidí ir para adelante con un manejo (de la cuenta de Twitter) diferenciado y atinado, pero también le quise meter ‘chispa’, a ver qué tal. Vi que funcionaba y allí fui con todo”, cuenta. “Mi intención era que, fuera de la parte futbolística de San Simón, que no fue buena en absoluto, exista un manejo diferenciado” en las redes sociales, agrega.

El buen humor y la ‘chispa’ siempre fue acompañada de información verificada sobre lo que ocurría en el club. La información casi profesional sobre el club que compartía hizo creer que era la cuenta oficial, pero eran en realidad datos que manejaba Romero de sus fuentes en el plantel, la dirigencia y la prensa moqueguana. “Estaba en el medio [periodístico] y no me resultaba difícil conseguir los números y cruzar información. Realmente, era un área ‘oficial no oficial’. Tenía todo, podía contar tranquilamente todo el día a día”, comenta.

“Todo era real”

La notoriedad que ganó la cuenta no oficial del club tuvo una recepción distinta dentro del club. “Recuerdo que a los jugadores les parecía bastante gracioso, pero a nivel dirigencial sí existía una incomodidad porque, según ellos, develaba cosas que no deberían salir”, dice Romero, quien informó en su momento sobre los problemas a nivel administrativo que vivieron los futbolistas

“Estábamos informando. Habremos sido sarcásticos, de jugar a la broma bastante, pero nunca fuimos malcriados ni faltamos el respeto a nadie (…) Todo era real, nada era falso”, agrega. Romero recuerda que luego de que el club ‘desmintió’ que la cuenta que él manejaba era la oficial, se pensó que esta “iba a morir”. Incluso los dirigentes finalmente crearon una cuenta de Twitter oficial, manejado por su área de prensa, pero no tuvieron el mismo éxito.

La rigurosidad periodística que aplicó en Twitter, cree Kenny Romero, fue clave para que la de San Simón no sea una ‘cuenta humorística’ más dentro del medio, las cuales suelen centrarse en publicar burlas o compartir memes dedicados a sus rivales. Eso y las ganas de que esta se mantenga luego del descenso del club y de los problemas económicos que lo llevaron a su desaparición. “Siempre había algo que hacía que la cuenta se mantenga vigente: un buen chise o una respuesta sarcástica y eso permitía seguir y alimentar el día a día. Por eso tuvo ese seguimiento, tuvo bastante aceptación”.

La desaparición del club

Tras perder la categoría, al San Simón le tocó jugar en la Segunda División en el 2015, pero le fue incluso peor. El club acabó la temporada con solo nueve puntos y para septiembre, con una deuda de casi un millón de soles, quedaron fuera del torneo.  Esto pese al apoyo de la cuenta manejada por Kenny Romero, que difundió campañas como una colecta en la calle hecha por los jugadores y una pollada.

El 9 de septiembre, @San_Simon_1983 publicó dos mensajes que confirmaron el adiós: “In Memoriam ✞: San Simón (05/01/1983 - 09/09/2015)” y “Solo nos queda decir… ¡Gracias totales!”, el segundo de estos junto a una foto de Gustavo Cerati.

Sin embargo, un tercer mensaje advirtió que, al menos en el Twitter no oficial, el club seguiría con vida: “Es como pasar a mejor vida: el cuerpo (el equipo) muere, el espíritu (el CM) permanece hasta la eternidad”. “La idea era seguir, tratar de inventar algo para que la cuenta subsista”, cuenta Romero. “Y mi intención al principio fue, a raíz del manejo de las redes, mantenerme como CM (community manager) y de ahí de repente proponer esta alternativa en otros clubes”.

El proyecto de Kenny, usar las redes sociales para darle un perfil mediático y popularidad a un club no tradicional, siempre con bueno humor y con rigurosidad periodística, fue propuesto a otros clubes de Segunda División, pero ninguno aceptó. “Estoy seguro de que ni la leyeron (la propuesta), porque si lo hacían seguramente sí les resultaba atractiva”, comenta. “Creo que tuve la mala fortuna de que, al momento de ofrecerlo, di con las personas no indicadas”.

Ante estas negativas, Romero se limitó a tratar de mantener viva la cuenta con mensajes coyunturales, como felicitaciones al Leicester City por ganar la Premier League en el 2016 “CONGRATULATIONS, @LCFC! IMPOSSIBLE IS NOTHING! Greetings from Moquegua - Perú!”, o al Real Madrid por conseguir una nueva Champions League “Léelo Florentino: pronto nos veremos las caras”.

La resurrección

Al quedar fuera de Segunda en el 2015, al abandonado club le tocaba jugar en el 2016 la Primera División Distrital de Moquegua, pero no se presentaron. Para el 2017 les correspondía la Segunda Distrital de Moquegua, el nivel más bajo, pero tampoco se presentaron. Solo quedaba la desaparición. Sin actividad y desaparecidos de los Registros Públicos, el Club Deportivo Comunitario Laboral San Simón murió.

En paralelo, entre abril y mayo de 2017, Kenny Romero se animó a liderar la resurrección del club: “Se me ocurrió la idea: ¿y si yo refundo este club y hago algo para que sobreviva?”.  “Siempre tuve diálogo con los directivos y jugadores, la cuenta siempre se caracterizó por tener una especie de voz de mando. Me dije: prefiero manejar mi propio club, poner lo que se me dé la gane en mi propia cuenta, y nadie me va a decir nada.

"Algo así más o menos fue lo que cristalizó la idea de reflotar al club”, recuerda. En octubre del 2017, Kenny Romero y un socio formalizaron la propuesta y para diciembre hicieron oficial el anuncio. 'La Marea Roja' había renacido como Club Social Deportivo San Simón, esta vez con base en el distrito limeño de Magdalena, y se había inscrito para jugar la Copa Perú 2018. La cuenta de Twitter, por supuesto, siguió siendo la misma. pero finalmente pasó a ser oficial.

Partido del San Simón ante el Alianza Ancón por la Interligas de Lima Metropolitana en la Copa Perú 2018, el último partido antes de la eliminación. | Fuente: Twitter San Simón

Volver a caminar

Romero reconnoce que los inicios del club fueron mas difíciles de lo que anticipaba. "Ni siquiera teníamos una pelota", cuenta. Las dificultades económicas, sin embargo, fueron combatidas con gestión y, como siempre, con el buen humor de la cuenta de Twitter, donde comenzaron a convocar jugadores para el club.

Pese a nuevos obstáculos, como quedarse solo en la conducción del club y presuntas irregularidades en la organización del torneo, el proyecto de Kenny Romero salió adelante y cumplió su primer objetivo: quedaron segundos en la liga distrital y pasaron al Interligas de Lima Metropolitana, la etapa provincial del torneo. Allí fueron eliminados en primera fase, en mayo del 2018, pero el grupo de jugadores se mantuvo unido.

Tan pronto como fueron eliminados, en algo casi nunca visto a nivel de Copa Perú, San Simón comenzó a prepararse la edición del año siguiente. Durante el resto del año, además, consiguieron patrocinadores y un lugar fijo para entrenar, y participaron en la Copa Callao (llegaron hasta semifinales). También establecieron su equipo de menores, abrieron una escuela de fútbol para adultos y sumaron en total cuatro socios, que hoy están a cargo del club.

La cuenta de Twitter sigue reportando los avances y noticias del club y no desaprovecha la coyuntura para hacer bromas

El futuro

Para el 2019, la meta es campeonar la Liga Distrital de Madgalena, destacar en el Interligas y avanzar a la tercera o cuarta fase de la Copa Perú. Para esto presentaron como director técnico a Alberto Beingolea, un joven entrenador peruano formado en España, que además es hijo del excongresista y excandidato a la alcaldía de Lima del mismo nombre. A largo plazo, el objetivo es mucho más grande: regresar a Primera División en un plazo estimado de seis o siete años.

Dentro de estas ambiciones, el manejo de la cuenta de Twitter y las redes sociales “es indispensable”. “[Las redes] son clave porque son la principal herramienta que permite exponer la marca del club a todo el mundo. Este jueves presentamos a Alberto Beingolea, yo tenía una expectativa del impacto real y la ha tenido”, cuenta.

Para esto, el club tiene desde agosto del año pasado un área de comunicaciones. Pero la cuenta de Twitter -y ahora también las de Facebook e Instagram- las sigue manejando Kenny. Y allí se pueden seguir viendo divertidos videos, fotos y mensajes que, como mínimo, arrancan una sonrisa y un deseo de que a una iniciativa de este tipo pueda seguir creciendo. Estos son algunos:

¿Qué opinas?