Bayern Munich vs. Barcelona: Robben y Ribéry dos bajas cruciales a Guardiola

Pep Guardiola no ocultó que extrañara a Robben y Ribéry para el duelo de vuelta ante Barcelona por Champions League.
AFP

Bayern Munich tiene una confianza limitada en poder darle la vuelta este martes a las 1:45 p.m. (hora peruana) a la semifinal de Champions League que tiene bastante encarada el FC Barcelona, que ganó en la ida por 3-0, en parte porque no puede contar con dos jugadores que son una referencia en ataque: el holandés Arjen Robben y el francés Franck Ribéry.

Ni el técnico Josep Guardiola ni el mismo Bayern se han apoyado en esta doble incidencia para justificar sus limitaciones en la eliminatoria contra el Barça ni en la anterior contra el Oporto, pero el entrenador catalán ha reconocido que no solo las opciones, sino la puesta en escena del equipo alemán, estarán condicionadas por la ausencia de dos futbolistas que hacen jugar de una determinada forma a sus compañeros.

Guardiola ha argumentado por qué su equipo no saldrá al abordaje como si les fuese la vida desde el minuto uno. Así, ha razonado insistentemente que su equipo no puede hacer un partido de ida y vuelta, como es habitual en la Bundesliga, o en la Premier, porque la penalización que pueden sufrir es elevadísima, ya que el Barça que tendrá delante es un modelo diferente al que él moldeó.

El de ahora, a las órdenes de Luis Enrique Martínez, conecta un contragolpe al mínimo chispazo, aprovechando la velocidad de sus tres atacantes, Messi, Luis Suárez y Neymar Jr.

De hecho, ha dicho Guardiola que quizá estaría dispuesto a un partido de intercambio de golpes, primero, con un marcador un poco menos contundente al 3-0 y, en segundo lugar, con la participación de Robben y Ribéry, por las opciones que estos ofrecen con su punto de velocidad y por el regate desbordante que propician cuando tienen el balón en los pies cerca del área.

Sin estas dos piezas importantísimas para los sueños del Bayern, Guardiola ha aceptado que la empresa mañana se prevé harto complicada, porque si no tienen la pelota, si no cierran bien en defensa y sus jugadores no concretan la esperada superioridad en acciones de gol, el Barça en dos chispazos les va a sentenciar antes de que puedan construir alguna ilusión.