Alvarito Arbeloa pasó el papelón de su vida, pero menos mal que fue en el entrenamiento del Real Madrid. Mientras el ‘barbas’ se la daba de canchero y según él ‘escueleaba’ a Isco Alarcón, este le mandó un caño para que se quede calladito el tío. 

Mientras Isco Alarcón corría con el balón el ‘barbas’ iba correteando al mocoso, pero este más vivo le pisó el balón, como grande, y la metió entre las piernas del tío. Después de esta acción Alvarito se quedó tranquilito y no siguió marcando. 

El Real Madrid se prepara para encarar la Liga Española, pero por mientras Álvaro Arbeloa va a tener que ir al psicólogo para que se recupere de este trauma.