Andrés Iniesta jugó su último partido como jugador del Barcelona ante la Real Sociedad en la jornada final de la liga española. El volante español se marcha después de 16 temporadas en el primer equipo y los aficionados lo ovacionaron cuando fue sustituido. Tanta fue su emoción que no pudo evitar llorar cuando estaba en el banco de suplentes.

El volante español es considerado como uno de los mejores jugadores en la historia del equipo catalán. Al comienzo del encuentro los fanáticos le dedicaron un mosaico que decía "Infinito Iniesta" y al final del partido celebró el título de la liga española por última vez en su carrera.

Andrés Iniesta jugó en el Barcelona desde las divisiones inferiores e hizo una genial dupla con Lionel Messi. Ahora el volante español jugaría en el fútbol de Asia antes de ponerle el final definitivo a su carrera.