Messi y Guardiola durante su enfrentamiento por Champions League en 2015
Messi y Guardiola durante su enfrentamiento por Champions League en 2015 | Fuente: EFE

Manchester City se encontró con un escenario que no esperaba para este mercado de pases. Lionel Messi decidió irse de Barcelona y vio en el cuadro inglés la posibilidad de continuar su carrera. Esto respondía a dos puntos claros: que el City desea tanto como él conquistar la Champions League y que se reencontraría con Pep Guardiola, entrenador con quien ya pudo ganarlo todo.

No obstante, pese a los deseos de las partes, la operación no es sencilla. El argentino quiere salir de la entidad catalana en libertad, mientras que la directiva señala que debe continuar y cumplir su contrato hasta el 2021, de no ser así, que el equipo que pretenda ficharlo pague la cláusula que exigen, de 700 millones de euros.

Leo no se ha presentado a los primeros trabajos en la Ciudad Deportiva y se aferra a su postura con el club. Sin embargo, gestionar su salida todavía le llevaría incluso recurrir hasta la FIFA, un escenario que no se plantea el Manchester City.

Según detalla 'Mundo Deportivo', con el contexto sin progresar a favor de la decisión del futbolista, Pep Guardiola habría hablado con él para recomendarle que se quedase en el club ante la dificultad económica que supone su fichaje. Esto se produce tras la vuelta del entrenador a Manchester procedente de Barcelona, donde el panorama con la directiva no sería la esperada.

Luego del furor que generó el burofax enviado al 'Barza', en Manchester City no verían posible tener a Lionel Messi a no ser que el jugador llegue gratis. Los 'citizens' ya se libraron de una sanción que le impedía jugar dos años la Champions League, por ello no quieren problemas con el Fair Play financiero, aunque este represente renunciar a uno de los traspasos más históricos del fútbol.