EFE

Bayern Munich, defensor del título, abrió la temporada de la Bundesliga con una victoria apretada en casa por 2-1 ante el Wolfsburgo.

El cuadro del técnico español Pep Guardiola tuvo algunos problemas al comienzo, cuando se notó que al equipo todavía le falta tiempo de rodaja tras el regreso tardío de sus mundialistas de vacaciones.

A eso se agregaban bajas importantes como las de Franck Ribery, Bastian Schweinsteiger y Javi Martínez, entre otros.

Sin embargo, con el correr de los minutos el Bayern fue tomando el mando en el campo y empezó a generar llegadas, sobre todo por medio de Arjen Robben y de Thomas Müller.

Pasados los veinte minutos, la presión creció y, tras dos buenas ocasiones en los pies de Robert Lewandowski, Müller abrió el marcador al rematar dentro del área pequeña un centro de Robben desde la derecha.

El segundo gol del Bayern llegó al comienzo del segundo tiempo, en el minuto 47, cuando Robben robó un balón en la mitad del campo y, tras triangular con Müller y Lewandowski, llegó al área para definir.

Con el segundo gol, el partido parecía sentenciado debido a la presión que ejercía el Bayern y a que el Wolfsburgo prácticamente no había tenido llegada hasta ese momento.

El descuento visitante llegó a los 52’ con un remate desde el borde del área de Ivica Olic.

El atacante peruano Claudio Pizarro no tuvo minutos y se quedó en el banco de suplentes.