El centrocampista del Barcelona Cesc Fàbregas ha explicado hoy que lo que más le ha sorprendido del vestuario azulgrana es "la humildad de un grupo que lo ha ganado todo y aún tiene ganas de seguir ganando".

Esto es un buen indicativo, a su entender, para mostrarse optimista con vistas a la final de la Supercopa de Europa que el Barza disputará mañana ante el Oporto en el estadio Luis II.

"No sé si ganaremos o perderemos, pero lo que sé desde el primer día que llegué es que con este equipo puedes ir hasta el final porque siempre darán la cara por ti", ha destacado.

Cesc ha confesado sentirse "emocionado" porque es su primer viaje con el Barcelona y el desplazamiento responde nada menos que a la disputa de una final, la segunda en la que participará en pocos días de azulgrana.

"Gracias a que mis compañeros hicieron una temporada magnífica el año pasado, ahora puedo formar parte de esto", ha indicado el jugador de Arenys de Mar.