El empate logrado por el uruguayo Edinson Cavani mantiene vivas las opciones de clasificación para cuartos de final por tercer año consecutivo del París Saint-Germain, pero es el Chelsea el que cobra ligera ventaja gracias al tanto logrado en el Parque de los Príncipes por el serbio Branislav Ivanovic.

El gol del "charrúa" preservó además la serie europea del PSG, que encadena ya 33 partidos sin perder en su estadio, donde la última derrota se remonta a la Copa de la UEFA de 2006.

José Mourinho volvió a ganar la partida a Laurent Blanc, con quien coincidió en el Barcelona de Bobby Robson, cuando el portugués era asistente y el galo un central de prestigio que no logró imponerse en la ciudad catalana.

Los de Mourinho tienen ahora una tarea más fácil, tendrán ante sí a un rival obligado a atacar, a salir a ganar, una situación propicia para el Chelsea del portugués.

Hasta que en el minuto 36 Ivanovic adelanto al Chelsea tras rematar una jugada iniciada por Terry y que Cahill, de astuto talonazo, dejó franco el remate del serbio. El tercer tanto del atacante "blue" en los últimos cinco partidos.

Tras el descanso, el PSG salió más enchufado mientras que los ingleses parecieron querer vivir de su renta. El premio a la ambición lo obtuvo Cavani, al rematar a las mallas un buen centro de Matuidi en el minuto 54.

LA PREVIA

Hace un año el Chelsea eliminaba al París Saint-Germain de la Liga de Campeones, lo que confiere un trasfondo de revancha a la eliminatoria de octavos de final que ambos clubes comenzarán este martes en la capital francesa.

Será un duelo brillante entre dos equipos plagados de estrellas que el entrenador del Chelsea, José Mourinho, se encargó de calentar asegurando que el emparejamiento contra el PSG era "fácil", algo que no sentó bien en la capital francesa.

Los galos, entretanto, han ido empeorando su situación, con una trayectoria irregular en su liga y con un partido el pasado sábado que deja una factura muy alta: un empate concedido en los tres últimos minutos y tres lesionados de importancia.

No es la mejor forma de afrontar el choque contra el líder de la liga inglesa. Un escenario totalmente opuesto al del año pasado, cuando el PSG se enfrentó al Chelsea pleno de confianza y acabó eliminado tras perder 2-0 en Stamford Bridge (3-1 en el Parque de los Príncipes).

La única buena noticia del PSG es que el argentino Javier Pastore ha vuelto a entrenarse y está a disposición del técnico.

El equipo cuenta con que su tridente ofensivo formado por Lavezzi, Ibrahimovic y Cavani se muestre eficaz para salir del Parque de los Príncipes con un resultado favorable.

En cuanto al conjunto del suroeste de Londres, que lidera la Premier League con solvencia, con siete puntos de diferencia sobre el Manchester City, recupera a una de sus estrellas, el delantero hispano-brasileño Diego Costa, quien no ha disputado los últimos tres partidos de los "blues" en liga por sanción.

Además de Costa, Cesc Fábregas, máximo asistente de la liga inglesa, y que salió del banquillo en el partido ante el Everton del pasado miércoles, volverá a ser titular en el centro del campo de los londinenses, junto al serbio Nemanja Matic.

 

OTRO DUELO VISTOSO

El Bayern llegó a Ucrania para enfrentarse en partido de octavos de final de la Liga de Campeones al Shakhtar Donetsk tras haber recuperado su mejor forma ante un al Hamburgo, al que goleó por 8-0.

En ese partido el Bayern volvió a ser el mismo de antes de la pausa de invierno y agregó al control de pelota, que suele tener en la gran mayoría de los partidos, una gran contundencia.

Este miércoles, Pep Guardiola podrá volver a contar con Xabi Alonso, que faltó ante el Hamburgo por problemas musculares, y con Jerome Boateng, que fue baja por sanción ante el equipo hanseático. 

El Shakhtar Donetsk, por su parte, espera al Bayern Munich con piel de cordero, pero tal vez con suficientes argumentos futbolísticos y talento brasileño para dar la sorpresa en el partido de ida de los octavos de final.