Es la nueva figura en el ámbito de fútbol argentino. Andrea Fernández está detrás del resurgimiento de Boca Juniors tras la llegada de Rodolfo Arruabarrena como técnico xeneise.

Y es que Fernández, que ya trabajó con Arruabarrena en Tigre, tiene la misión de canalizar las emociones y esfuerzos del plantel de Boca, que atravesó una crisis que determinó la salida del mítico entrenador Carlos Bianchi.

"Yo no soy psicóloga, pero supongo que acompaña un problema. Un coach acompaña tus sueños. Administra emociones. Que salga bien depende de la apertura y del compromiso de los jugadores con el objetivo", explicó la coach de fútbol.