EFE

Al menos 22 personas murieron este domingo en choques entre aficionados ultras de fútbol y fuerzas de seguridad antes de que se disputara un encuentro entre los equipos locales Zamalek y ENPPI en El Cairo, informó la Fiscalía egipcia citada por la agencia estatal MENA

Además, según informaron fuentes médicas a Efe, otras treinta de personas resultaron heridas en los disturbios, que se desencadenaron cuando la policía impidió el acceso de parte de la afición al estadio de la Defensa Aérea, en el este de la capital egipcia.

El ministerio egipcio de Interior explicó en un comunicado que simpatizantes de ambos equipos intentaron irrumpir por la fuerza en el estadio supuestamente sin haber comprado las entradas para el encuentro, que estaban limitadas a unas 10.000 personas.

Ante esa situación, agregó, la policía tuvo que intervenir para evitar que esas personas "dañaran la propiedad pública".

Fuentes de seguridad apuntaron a Efe que los seguidores de fútbol quemaron un vehículo oficial y los agentes respondieron para detener a los responsables del ataque.

Según la Fiscalía, que ha abierto una investigación de lo ocurrido, fueron dos los coches policiales incendiados.

Las fuerzas de seguridad también emplearon gases lacrimógenos para dispersar a los aficionados, entre ellos miembros de los denominados Caballeros Blancos, como se conoce a los ultras del Zamalek.