“Le pedimos al señor Manuel Burga y a la Agremiación que interceda para poder jugar porque esta situación está muy complicada. Nosotros venimos de equipos serios que sí pagaban y no tenemos la culpa de esto. Queremos jugar”, manifestó Calcaterra.

El volante argentino dejó en claro que está contento de ser parte de la “U” por todo lo que implica el club, pero la desesperación por jugar a veces puede más.

“No me arrepiento de haber venido a la U por su hinchada, por su historia y todo. Esperemos poder jugar nada más”, señaló.

Además, lamenta los puntos perdidos por la “U” en la mesa y espera una pronta solución para todos los problemas cremas.

“Es muy malo que nos quiten los puntos. El esfuerzo de mis compañeros ante Cristal fue muy bueno y nos quitaron el punto ganado. Esperemos que eso se solucione (…) Cuando veo a mis compañeros en el campo me dan unas ganas inmensas de jugar”, finalizó.