AFP

Olympique de Marsella tiene a un personaje en el banco de suplentes, se trata de Marcelo Bielsa. En esta ocasión, el ´Loco´ estuvo mucho más malhumorado que de costumbre.

Resulta que el DT argentino estaba muy concentrado en el partido y no se percató del vaso de café caliente que estaba en su asiento. Al final, el ´Loco´ se quemó el trasero.

El causante de la cruel broma fue su asistente, que ´sin querer´ dejó el vaso y pasó el hecho curioso.