Efectivos de la Policía Nacional y del Serenazgo de Lima desalojaron a las personas que acampaban en las afueras del Estadio Nacional buscando una entrada para el partido entre Perú y Uruguay por las clasificatorias sudamericanas, a realizarse el 6 de setiembre.

Carlos Villarreal, reportero de RPP Noticias, relató que ante la presencia policial, las personas optaron por retirarse pacíficamente.

Antes, el comandante de la policía, Miguel Pazos, informó a Radio Capital que un promedio de 120 carpas fueron las se instalaron desde hace dos días a pesar de que la venta de entradas se realizará recién desde el 30 de agosto.

"Los vecinos se quejan de que impiden el libre tránsito en las veredas. Además usan el espacio como letrinas (espacio destinado a defecar)", señaló Pazos.

Cabe señalar que una ordenanza de la Municipalidad de Lima establece que habrá una multa de 900 soles a quienes obstruyan la vía pública e impidan el libre tránsito.