Porto derrotó 3-1 al Bayern Munich en la ida de los cuartos de Champions

Con doblete de Ricardo Quaresma y un tanto de Jackson de Martínez los lusitanos se quedaron con el triunfo en el partido de ida por los cuartos de la Champions League.

Con dos goles del portugués Ricardo Quaresma y otro de Jackson Martínez, un sólido Porto tumbó 3-1 a un frágil Bayern Munich, que se mantiene con opciones en la eliminatoria gracias a un tanto de Thiago Alcántara.

Más intenso y agresivo, el equipo luso se adueñó del partido con dos goles en los primeros 10 minutos, los de Quaresma, y se recuperó del tanto anotado por Thiago, en el 28.

Jackson, decisivo junto a Quaresma, anotó en el minuto 65 el tercero a pase del brasileño Alex Sandro.

Xabi Alonso, perdió un balón infantilmente ante la presión de Jackson Martínez que regateó a Neuer y lo derribó. Penal y amonestación para el portero alemán, una decisión muy discutida la tomada por el árbitro.

El penal lo transformó con sangre fría Quaresma, el ídolo indiscutible de la hinchada local, engañando a Neuer.

Al tanto del Porto, logrado en el minuto 3, siguió otro despropósito del Bayern de Guardiola, esta vez a cargo del central brasileño Dante, que se dejó robar el cuero por el propio Quaresma, quien definió ante el gigante Neuer con la misma clase que ejecutó la pena máxima.

Tal era la impotencia del Bayern que al delantero Lewandowski se le vio más de una vez a recular al centro del campo para recibir el balón.

Fue precisamente el atacante polaco quien dispuso de la mejor ocasión de los bávaros en los primeros 20 minutos, pero su cabezazo tocó en el exterior del larguero.

A medida que avanzó el partido, la presión del Porto aflojaba y los estilistas del conjunto germano empezaron a respirar. Y ante un conjunto como el Bayern cualquier descuido se paga.

Lahm recibió el balón en la derecha, donde lo abrió a Boateng, que se había incorporado por sorpresa. El central, uno de los menos dotados técnicamente del once muniqués, ejecutó un centro raso sin demasiada precisión.

Nadie de la defensa local consiguió despejar y Thiago, en el segundo poste, recortó distancias.

El Porto bajó decibelios e intentó frenar la recuperación del Bayern. Alex Sandro y Brahimi fueron una vía de escape para el equipo y, de paso, un incordio para los alemanes.

Desteñido, el Bayern continuó inseguro en su retaguardia, tanto en el pase como en el marcaje.

El Porto volvió a exigir a su rival en el comienzo del segundo tiempo. Quaresma vio la incorporación del brasileño Danilo, flamante contratación del Real Madrid, quien centró para el remate en carrera del mexicano Héctor Herrera. Neuer sacó el balón.

A Guardiola se le agotaba la pizarra, mientras que Lopetegui optó por reforzar el centro del campo con la entrada del brasileño Evandro.

A pesar del buen resultado, Lopetegui tendrá que rehacer el equipo con dos importantísimas bajas para la vuelta. Danilo y Alex Sandro fueron amonestados y no podrán estar en Munich.