AFP

El brasileño Marcelo, que no pudo acabar el partido el sábado, ante el Deportivo de la Coruña por un fuerte golpe en su tobillo derecho, trabajó horas después con normalidad en la ciudad deportiva de Valdebebas, con la mente suya y la de sus compañeros puesta en el regreso de la Liga de Campeones.

El Real Madrid comenzó a preparar el duelo de ida de octavos de final ante el Schalke 04, partido que disputa en Alemania el próximo miércoles, con una suave sesión de trabajo para los titulares de ayer ante el Deportivo y de más intensidad para los que disputaron pocos minutos o no participaron en el encuentro.

Tras reencontrarse con el triunfo en el 2-0 al Deportivo con el que el Real Madrid mantiene el liderato liguero y se levanta de la dura goleada encajada en el derbi madrileño frente al Atlético de Madrid (4-0), el regreso de la Liga de Campeones ya está en mente de todos.

A él quiere apuntarse el central portugués Pepe, que trabajó al mismo ritmo que los jugadores que se ejercitaron con más intensidad en el terreno de juego: Iker Casillas, Keylor Navas, Pacheco, Carvajal, Lucas Silva, Jesé y Chicharito. Un grupo reforzado por los canteranos Derik Osede, Álvaro Medrán y Raúl de Tomás.

Los titulares ante el Deportivo tuvieron sesión de recuperación y masaje en el interior de las instalaciones de la Ciudad Real Madrid. Marcelo se quiso probar tras el fuerte golpe sufrido en los últimos compases del partido. Según confirmó Carlo Ancelotti el golpe le durmió un nervio pero ya en los vestuarios, tras la exploración médica, se encontraba en buenas condiciones

El técnico italiano necesita a Marcelo ante el Schalke 04, ya que en el lateral izquierdo no puede contar con el portugués Fabio Coentrao, por una lesión muscular. En caso de que la evolución del brasileño no fuese positiva, Ancelotti tendría que improvisar aprovechando el regreso de Pepe para trasladar a Nacho Fernández al lateral o cambiar de banda a Álvaro Arbeloa.

Se perderán la vuelta de Liga de Campeones también Sergio Ramos, el alemán Sami Khedira, el croata Luka Modric y el colombiano James Rodríguez, que prosiguieron con sus planes de recuperación.