Volvió a las canchas el mito, la leyenda, el ex máximo artillero de la historia de los mundiales -hasta Brasil 2014, donde Miroslav Klose le quitó la corona-, y lo ha hecho en Suiza para el partido conmemorativo por los 100 años del Club Visp, de la provincia de Viege en ese país.

Como siempre, el "gordo" Ronaldo demostró que la calidad no la pierde pese a los kilos y kilos que van creciendo junto a él conforme pasan los años. El toque fino en esa pierna izquierda y su definición se mantiene aún en una cita que ha dejado encandilada a la gradería.

A la cita también acudió Joseph Blatter, el mandamás de la FIFA. El brasileño ha llevado la cinta de capitán y firmó también autógrafos en su paso por Suiza, algo que muchos hinchas seguramente no van a olvidar.