AFP

El Sporting de Lisboa continúa invicto en este arranque de Liga en Portugal y doblegó por 0-4 a un débil Penafiel que apenas creó peligro real en el área defendida por Rui Patrício.

Los "leones", no obstante, no lograron imponerse en el marcador hasta mediada la segunda mitad y gracias a la puntería del internacional argelino Slimani, que marcó por dos veces en apenas cuatro minutos.

A pesar de la goleada, los lisboetas volvieron a adolecer de mayor clarividencia en el último pase, un problema que le ha afectado desde que comenzó la temporada. Los tres puntos le permiten escalar a la tercera posición, aunque con un partido más que sus principales rivales, Benfica y Porto, que juegan mañana domingo.

El primer aviso lo dio Nani, el ex del Manchester United, que falló un remate a centro del peruano Carrillo cuando lo tenía todo a favor para poner el primero. El extremo portugués, de origen caboverdiano, volvió a ser protagonista en el minuto 20 con el lanzamiento de una falta que obligó a esforzarse al portero rival.

Ya en la segunda mitad, el conjunto lisboeta incrementó la presión sobre el Penafiel, aunque sin consecuencias prácticas. Los hombres de Marco Silva llegaban con facilidad a las inmediaciones del área, pero falta instinto asesino arriba.

En el minuto 56 el entrenador decidió dar entrada a un segundo delantero, el colombiano Fredy Montero. Con su entrada y la de Adrien cambió el panorama y diez minutos más tarde un centro del lateral brasileño Jefferson desde la izquierda lo envió a la red de cabeza Slimani.

El argelino es una de las figuras de este equipo pese a que en este inicio de campaña sus actuaciones han sido discretas, y demostró su valía de nuevo en el 71 al convertir en gol de espléndido zurdazo un gran pase diagonal del lateral diestro Cédric a la espalda de los centrales.

El colombiano Montero también se hizo un hueco en el marcador con un tanto en el minuto 82 a pase del español Diego Capel, que entró en la segunda parte.

Nani se encargó de cerrar la goleada intercambiándose los papeles con Montero, que le asistió desde la banda derecha y le dejó solo frente al portero contrario, al que superó picando el balón ligeramente por encima.

EFE