El delantero francés Thierry Henry, cedido al Arsenal por dos meses, advirtió a los aficionados "gunners" de que no puede marcar en todos los partidos que dispute, después de dar ayer la victoria a su equipo frente al Leeds.

Henry cumplió las mejores expectativas de los seguidores del Arsenal al anotar un tanto momentos después de debutar a las órdenes del técnico Arsène Wenger por segunda vez en su carrera, en un encuentro de la Copa de Inglaterra que los locales se llevaron por 1-0.

El veterano delantero, de 34 años y jugador del estadounidense New York Red Bulls, militó en el FC Barcelona hasta 2007 y fue con anterioridad el buque insignia del Arsenal que conquistó la Premier League en 2002 y 2004.

"Ayer marqué, pero eso no va a ocurrir cada vez que salte al campo", alertó el campeón del mundo con Francia en 1998, que esta tarde acudió a la ciudad deportiva del Arsenal a pesar de que Wenger había otorgado un día de descanso a la plantilla.