El atacante de la selección alemana, Thomas Müller terminó ensangrentado el partido que teutones y ghaneses igualaron a dos goles.

En el minuto final, el goleador del Bayern Munich fue a ganar el balón por juego aéreo, pero lamentablemente chocó contra el hombro del defensa ghanés Boye.

Ambos jugaron estaban en el suelo e inmediatamente fueron atendidos. Boye salió ileso del choque, mientras que Müller se fue derramando sangre a la altura de la ceja.