Negocio
Apostar por buenos productos siempre tendrá un impacto positivo en los negocios. | Fuente: Andina

Sí, invertir en calidad es invertir en las ganancias de tu propia empresa. Apostar por buenos productos siempre tendrá un impacto positivo en los negocios. El Instituto Nacional de la Calidad recomienda seguir estos tres pasos en camino al éxito empresarial.

1. Analiza tus procesos. No te centres en las personas que realizan el trabajo, sino en las tareas que realizan. Estandariza las políticas y los procedimientos a través de tu empresa para maximizar la eficiencia. Capacita a todo el personal de manera adecuada para que puedan producir productos de alta calidad y se enorgullezcan de su trabajo, alineando los procesos de negocio con otras empresas de tu sector.

2. Construye pruebas de calidad en tus procesos, no al final, cuando es más caro para arreglar. Realiza pruebas de forma iterativa. Resuelve los problemas de los componentes defectuosos a medida que los encuentres sin esperar a que el ciclo de pruebas completo termine. Implementa pruebas automatizadas, si es posible, ya que se ejecutan sin intervención humana y producen un resultado positivo o negativo que es fácil de interpretar y de actuar en consecuencia.

3. Desarrolla medidas de desempeño. Haz un benchmark de tus procesos actuales, identifica problemas, predice resultados futuros y mide las ganancias de productividad por medio de indicadores clave de rendimiento para tu industria. Por ejemplo, mide la calidad y la productividad en tu centro de atención al cliente, midiendo el tiempo que tardas en resolver los problemas del cliente y la tasa de satisfacción del cliente para esos casos de apoyo. Complementariamente es importante valorar la retroalimentación y los aportes del empleado, cliente, proveedor y socio de negocios en cuanto a la solución del producto o los problemas de servicio. Mide el aumento de la calidad y la productividad por los incrementos en la satisfacción del cliente.

Sepa más: