Transporte público
Transporte público convencional. | Fuente: Andina

Para los limeños, uno de los problemas principales es el transporte. En una ciudad con más de 10 millones de habitantes y sin una red de metro, -solo existe la Línea 1 y la Línea 2 todavía no tiene fecha para el inicio de sus operaciones-, transportarse se vuelve en una tarea estresante. Este junio, se cumplen tres años desde que inició funciones la Autoridad de Transporte Urbano (ATU), una institución que centralizó las competencias en transporte. En esta nota, recogemos el balance de sus meses en funcionamiento y los retos que tiene a futuro.

La ATU instaló su presidencia ejecutiva en junio del 2019, con el nombramiento de Humberto Valenzuela como presidente del Consejo Directivo. En octubre de ese año, María Jara asumió la presidencia de la institución, tras la renuncia de Valenzuela.

“Su diseño institucional busca centralizar las competencias sobre el transporte público, que habían sido descentralizadas, en manos de un ente técnico vinculado al Ministerio de Transportes. Tiene cierto grado de autonomía y además incluye cierta participación de gobiernos locales, es decir la Municipalidad de Lima y Callao, pero donde la última palabra la tiene el gobierno central, porque el ministro es quien designa a la presidenta de la ATU y representante de gobierno central. [...] Las competencias sobre transporte estaban muy fragmentadas en el pasado, teníamos a la Municipalidad de Lima, Municipalidad del Callao, con el mismo servicio, el MTC con el Metro de Lima, y esto generaba actuaciones inconsistentes y conflictivas. Se ha buscado que las actuaciones tengan más coherencia y que tengan más criterio técnico”, explicó Esteban Poole Fuller, abogado y magíster en Planeamiento Urbano y Territorial.

ATU y los usuarios

En los primeros meses, la ATU comenzó a recibir las competencias que estaban en otras instituciones, como Protransporte, de la Municipalidad de Lima. Este proceso; sin embargo, fue lento y la ATU tuvo dificultades para ponerse en marcha, consideró el abogado.

Poole Fuller indicó que la ATU todavía no ha logrado ganarse la simpatía de la población usuaria de transporte público, debido a que en las vías donde hubo reordenamiento de rutas trajo como consecuencia una disminución de cobertura.

“Por ejemplo, en la avenida Arequipa teníamos más de 100 rutas hasta el 2014. Era insostenible. El lado positivo era que había transporte las 24 horas del día, mucha frecuencia y recorridos muy extensos. Con el nuevo modelo, tenemos rutas cortas, que van desde el Rímac hasta Miraflores, lo que obliga a las personas a tomar más viajes. El servicio solo funciona hasta medianoche y la frecuencia no es tan alta. Entonces la gente que usa transporte público siente que destina más tiempo a viajar y tiene que gastar más dinero”, dijo.

Ante esta falta de oferta de transporte público, Poole Fuller considera que los usuarios buscaron alternativas que ha generado incentivos para la proliferación de los taxis colectivos. “Es una respuesta a la demanda insatisfecha que produce este servicio bien regulado, pero con poca cobertura. Se tienen que destinar más recursos para que un servicio de calidad sea asequible a las mayorías”, señaló Poole Fuller.

El especialista en transporte Lino de la Barrera coincide en señalar que los vecinos de Lima no sienten que sus viajes en la ciudad hayan mejorado.

“Cuando se creó la ATU, hay que entender teníamos una realidad en que dos municipalidades peleaban permanente para ver quién predominaba. La idea era organizarse a través de una institución que dependiera del MTC para que eso no ocurra. A la larga se ha recibido el Metropolitano, y sigue tal cual. El desarrollo de los kilómetros adicionales lo ha hecho la Municipalidad de Lima, no ATU. Tenemos corredores que siguen siendo los tres, no hay más corredores complementarios. El transporte tradicional sigue siendo el mismo”, evaluó.

Para Lino de la Barrera, ATU ha recibido un enorme paquete de competencias, como las líneas de trenes, los corredores complementarios, los taxis. “En una ciudad como Lima donde todo está por hacer, todo es prioritario”, refirió.

“Creo que la mejora sustantiva del transporte masivo justo en época de crisis, donde las personas necesitan viajar con servicio eficiente y a precio razonable es lo prioritario. El pagar colectivo, porque el transporte público no me lleva a donde quiero y en condición buena que quiero, eso termina golpeando el bolsillo de la gente. Lo que tengo que hacer es tomar medidas inteligentes, de cómo organizar las cosas para que funcione, porque esto es un tema de competitividad de la ciudad”, afirmó.

Acciones y planes de ATU

Durante la pandemia, ATU realizó acciones como el pago de subsidios y compensaciones contractuales para la continuidad del servicio de transporte. Asimismo, realizó 3’287, 924 acciones de limpieza y desinfección y más de 13 mil pruebas de descarte. Adicionalmente, contabilizó más de 6 mil personas vacunadas entre usuarios, operadores y personal de campo.

Entre sus ejes de acción, la ATU informó que apunta a una innovación tecnológica con el pago sin contacto, la gestión y monitoreo de flota, GPS, aplicativos y trámites en línea. Otro eje es la sostenibilidad con la continuidad de su política de ‘chatarreo’, buses patrón eléctrico y GNV-diesel, y modernización de flota. Respecto a la optimización operacional, la ATU indica que se avanza en la colocación de nuevos servicios, segregación de carriles y ordenamiento de vías.

Entre los proyectos que tiene en conjunto con la Municipalidad de Lima está la ampliación del tramo norte del Metropolitano y afirman que tienen la actualización del estudio de preinversión de los proyectos por cable-teleférico de los distritos Independencia-San Juan de Lurigancho y el de El Agustino.

Entre sus planes, también se encuentra el avanzar hacia una política de subsidios al transporte urbano en Lima y Callao.

Un proyecto de ley que actualmente está en el Congreso tiene que ver con un nuevo régimen de autorizaciones para el transporte convencional. Según ATU, el dictamen que acumula proyectos de ley de las parlamentarias Susel Paredes (Partido Morado), Patricia Juárez (Fuerza Popular) y Noelia Herrera (Renovación Popular) tiene el objetivo de otorgar estabilidad jurídica a los operadores de transporte público en relación con las autorizaciones del sector.

Retos

Esteban Poole Fuller consideró que entre sus intervenciones más interesantes- en lo que va de gestión - ha sido segregar paraderos, las labores de fiscalización, la política de ‘chatarreo’, aunque aún tiene que hacer mucho más.

“El principal logro de la ATU, bajo la gestión de María Jara es preservar su autonomía. Bajo la gestión de Juan Silva en el MTC, pedían su cabeza. El hecho de que, en un clima hostil en Ejecutivo, estas reformas la ATU haya logrado conservar su autonomía, y tener continuidad en sus políticas es alentador y habla bien del diseño institucional”, manifestó.

Asimismo, anotó que, si bien hubo voluntad política en los gobiernos pasados a favor de la institución, ello no es así con el actual régimen. “Uno tiene la sensación de que este gobierno toma partido por los informales. Esto ciertamente dificulta la actuación de la ATU”, dijo.

De la Barrera discrepó de esa postura al considerar que ATU lleva ya tres años vigente, mientras que el actual Gobierno solo uno. “Puede haber contribuido en algo, pero no es definitivo. Definitivamente tiene que haber otras acciones, hay cosas que se hacen con recursos y otras con inteligencia”, estimó.

Poole Fuller consideró que entre las diversas acciones que debe tomar la ATU, la prioritaria debería ser la implementación de la tarjeta única para así integrar el sistema. “Que podamos viajar en bus, Metropolitano y Tren con un único pago y una única tarjeta. [...] Si la gente paga una sola vez, el colectivo va a ser una alternativa menos atractiva”, dijo.
Una acción concreta que podría tomar rápidamente ATU, de acuerdo con De la Barrera, es la organización de rutas.

“Hay avenidas que no van a ser tomadas por ningún corredor complementario: Canadá, Benavides, Primavera. ¿No sería posible que organicemos a los transportistas que pasan por esas vías para tener frecuencia y no se estén matando, correteando con la guerra del centavo? ¿No podría haber organizado qué tipo de vehículo quiero en esas avenidas para que no se crucen ómnibus, custer, combis? ¿Necesito plata para eso? No. Simplemente capacidad de organizarse”, aseguró.

PODCAST RPP: Canciller reconoce problema de inseguridad en Perú tras recomendación de gobierno de EE.UU. a sus ciudadanos

César Landa sostuvo que la recomendación a los ciudadanos estadounidenses a reconsiderar los viajes al Perú por problemas de “criminalidad y terrorismo” se refiere a algunas zonas del país.