flickr

Los niños que crecen sin la figura del padre, generalmente son inseguros, tienen pobre autoestima y dificultades en los procesos de socialización.

Muchas investigaciones han sido hechas acerca de las posibles consecuencias a largo plazo del abandono de menores. Los efectos varían dependiendo de las circunstancias de dicho abandono, características personales del niño y el entorno del mismo. El abandono no es exclusivamente lo que reportan los medios de comunicación cuando aparecen recién nacidos o niños pequeños en la calle. El abandono físico infantil tiene otro matiz más sutil y que viven los niños y las niñas en el hogar, es ese comportamiento que provoca descuido y desatención de las necesidades básicas, así como la ausencia de los derechos humanos de las niñas y los niños.

El infante que se encuentra en situación de abandono físico no cuenta con supervisión y vigilancia por parte de sus padres, lo que ocasiona inasistencias injustificadas a la escuela, lo que provoca una serie de alteraciones en el funcionamiento individual, familiar y social de las victimas.

Para que el niño pueda desarrollar habilidades, necesita un ambiente armónico especialmente dentro del seno familiar en el cual él inicia su aprendizaje y en que determinará todas aquellas posibilidades con las que contará. Para el niño que presenta abandono físico esto es complicado ya que no cuenta con el apoyo de sus padres para retroalimentar sus conocimientos y al llegar a una institución le es difícil afrontar la situación que se le presenta al convivir con personas que le manifiesten un poco de cariño del que él carece.