Airbus espera vender 400 unidades de avión militar A400M en el mundo

El responsable de Airbus Military sostuvo que tienen peticiones de información de varios países interesados en el avión militar.
EFE: Airbus 320

El presidente del fabricante aeronáutico europeo Airbus, Tom Enders, mostró su confianza a largo plazo en el programa del avión de transporte militar A400M, que se ensambla en Sevilla, y reiteró el objetivo de que se vendan "400 unidades o más" en todo el mundo.

Enders, en una conferencia de prensa de presentación de los resultados comerciales de 2011 en Hamburgo (Alemania), avanzó que los primeros A400M se entregarán al ejército francés en una docena de meses.

El presidente de la división militar de Airbus, el español Domingo Ureña, precisó que en la planta de ensamblaje de Sevilla "tenemos que preparar todo" para que el primer aparato pueda estar disponible "a finales de año" para el ejército francés.

Ya hay cinco de estos aparatos volando y ha empezado al proceso de certificación, que se vio retrasado por problemas con los motores.

Sobre la exportación del A400M fuera de los siete países que participan en el programa de lanzamiento, y que tienen un encargo global de 170 aparatos, Ureña consideró "un objetivo asequible" llegar a la cifra de 400 en el plazo de 30 años.

Indicó que se está trabajando para preparar un modelo de base para la exportación, que será mucho más simple que el concebido para los siete Estados del programa de lanzamiento, y que eso también modificará el precio de cada unidad.

Preguntado sobre si están sondeando algún país con vistas a vendérselo, el responsable de Airbus Military, contestó que "tenemos peticiones de información de bastantes países", entre los que se va a proceder a una selección de los más susceptibles de comprar.

Ureña indicó que entre este año y el próximo la empresa confía en conseguir algún contrato para el A400M, cuyo lanzamiento industrial del A400M se tuvo que aplazar tres años y medio hasta el pasado año por numerosos incidentes, lo que supuso una renegociación de los países implicados en este programa, que finalmente redujeron sus encargos a 170 unidades, en lugar de los 180 inicialmente previstos.

Al término de esa negociación, que obligó a Airbus a establecer provisiones millonarias, los siete Estados tuvieron que comprometerse a aportar 3.500 millones de euros más de los 20.000 millones previstos en un principio.

De esos 3.500 millones, 2.000 serán aportados por sobrecoste y los 1.500 restantes a cambio de una participación para beneficiarse de las futuras ventas de este aparato.

La cartera de pedidos del A400M totaliza en la actualidad 174 aparatos, ya que se han vendido cuatro unidades fuera de los siete países del programa.


EFE