Al menos diez personas murieron hoy y otras 44 resultaron heridas en varios ataques en Bagdad y Mosul, en el norte de Irak, informó a Efe una fuente policial.

Al menos seis personas fallecieron y 31 resultaron heridas por la explosión de un coche bomba cerca del mercado de Miridi en el barrio de mayoría chií de Ciudad Sadr, bastión de los seguidores del clérigo radical Muqtada al Sadr.

La explosión causó daños materiales en coches, edificios y tiendas próximas al lugar del atentado.

Además, un civil perdió la vida y otros cinco resultaron heridos en un ataque similar en la zona de Yakkub, en el noroeste de Bagdad.

También en la capital, en el área de Bayá, el hermano del diputado del bloque opositor Al Iraqiya, Ahmad al Mesari, murió en un asalto de un grupo armado contra un concesionario de coches de su propiedad.

Por otro lado, al menos dos soldados perecieron y otros cinco sufrieron heridas por el estallido de un vehículo cargado con explosivos y conducido por un terrorista suicida contra una base castrense en Mosul, 400 kilómetros al norte de la capital.

Un segundo coche bomba detonó junto a una patrulla policial en la misma ciudad y ocasionó heridas a dos agentes y un civil que pasaba por el lugar.

Estos sucesos ocurren después de que ayer al menos 25 personas perdieran la vida y 108 resultaran heridas en una cadena de atentados en distintos distritos de mayoría chií de Bagdad.

Un total de nueve coches bomba estallaron ayer en barrios como Ciudad Sadr, Zafaraniya, Kazamiya y Nuevo Bagdad.

Irak ha vivido un repunte de la violencia desde la retirada de las tropas estadounidenses del país en diciembre de 2011, con numerosos atentados contra las fuerzas de seguridad y objetivos chiíes.

EFE