Al menos 240 personas han muerto en combates entre soldados de las Fuerzas Armadas de la República Democrática de Congo (FARDC) y soldados amotinados fieles al general Bosco Ntaganda, anunció hoy el Ministerio congoleño de Comunicación.

Según el documento, los amotinados, que el pasado mes de marzo se levantaron contra el Ejército, han sufrido un total de 200 bajas, mientras que 40 soldados de las FARDC han fallecido en los choques.

Además, los choques, que han tenido lugar en las provincias del Kivu Norte y Kivu Sur, han dejado 250 heridos entre los seguidores de Ntaganda y 93 entre los elementos de las FARDC.

El jefe del estado mayor del las FARDC, el general Didier Etumba, invitado por el gobierno a informar sobre la situación de la seguridad en la zona, señaló que el motín provocado por los desertores ha causado graves desordenes, que han podido ser enmendados gracias a una intervención rápida del Ejército, según el comunicado.

Asimismo, la pronta actuación del Ejército también ha hecho posible la rendición de 374 amotinados, entre ellos 25 ciudadanos ruandeses, apunta el informe militar, y la recuperación de importantes cantidades de armas y municiones.

"Las FARDC han logrado reducir la nocividad de los grupos armados y restablecer la autoridad del Estado en la mayor parte del Kivu", aseguró el jefe del estado mayor.

Ntaganda, un poderoso general del ejército de la RDC, inició su levantamiento en el este del Congo a finales del pasado mes de marzo, después de que el Gobierno del país tratara de reducir sus poderes y de los insistentes llamamientos de la comunidad internacional de que fuera arrestado.

Se estima que el general contó con el apoyo de 300 a 600 soldados en la provincia de Kivu Norte, en el noreste de la RDC, y que se reclutaron forzosamente a al menos 149 niños y jóvenes.

EFE